Un menor huye con las esposas puestas en Otxarkoaga, ayudado por familia y amigos

Imagen del incidente en Otxarkoaga, cuando la Ertzaintza intentó detener al menor./Luis Calabor
Imagen del incidente en Otxarkoaga, cuando la Ertzaintza intentó detener al menor. / Luis Calabor

Medio centenar de personas le facilitaron la huida al rodear a los dos ertzainas que procedían a su detención

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

El menor de 16 años que el pasado viernes por la tarde se fugó con la ayuda de su círculo familiar y de amistades cuando iba a ser detenido por la Ertzaintza acusado de un robo con violencia, huyó con las esposas puestas, según ha podido saber este periódico. Al menos uno de los agentes que intervino en la actuación resultó herido con contusiones y erosiones. El joven, de momento, permanece en paradero desconocido, aunque pesa sobre él una orden de detención.

El rocambolesco suceso se produjo sobre las cinco y media de la tarde. Dos patrullas de la Ertzaintza acudieron al barrio de Otxarkoaga en busca de un sospechoso, con antecedentes por otros delitos similares, al que se le imputaba un robo con violencia perpetrado, con otros dos cómplices, a finales de octubre en un parque del barrio bilbaíno. Estos tres asaltantes, entre ellos el menor que iba a ser detenido, golpearon a un joven y le robaron un teléfono móvil.

Insultos

Los ertzainas acudieron al domicilio de un familiar del menor tras haber probado en un establecimiento que el joven suele frecuentar. En el momento en que llegaban a las inmediaciones del portal vieron al sospechoso y procedieron a detenerle y a colocarle los grilletes de cuerda. El menor se revolvió contra los agentes, agrediendo a uno de ellos en la cara y rompiéndole el uniforme, según indica el informe policial. El detenido consiguió quitarse las bridas, aunque los agentes le colocaron esta vez unas esposas metálicas, mucho mas resistentes.

En ese momento, medio centenar de personas rodearon a los ertzainas, a los que se había unido también una unidad de la Policía Municipal, y les propinaron patadas y bastonazos, al tiempo que proferían contra ellos insultos y amenazas. El menor aprovechó la confusión para escapar con las esposas puestas y sigue en paradero desconocido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos