Máster en esfuerzo y dedicación

Vanessa Freire, Alba Royo, Santi Grijelmo, Jon Sansinenea e Ignacio Gabiola./Fernando Gómez
Vanessa Freire, Alba Royo, Santi Grijelmo, Jon Sansinenea e Ignacio Gabiola. / Fernando Gómez

Entrega de las credenciales, en la Universidad de Deusto, a los 128 estudiantes del Máster de Acceso a la Abogacía

TXEMA SORIA

Los estudiantes de Derecho, tras la implantación del Plan Bolonia en 2009, tienen que cursar cuatro años para obtener el grado correspondiente. En caso de querer ejercer la profesión tienen que estudiar de manera obligatoria un Máster de Acceso a la Abogacía, que exige tiempo, esfuerzo, trabajo y dedicación. Para la obtención de este máster deben realizarse 90 créditos -30 de ellos son prácticas obligatorias en despachos profesionales, que equivalen a 750 horas de trabajo-, que se tardan año y medio en completar y que se concluyen con la presentación de un trabajo al finalizar el período lectivo ante un tribunal.

Ayer por la tarde, en el Paraninfo de la Universidad de Deusto, tuvo lugar la entrega de las credenciales a los 128 alumnos que acaban de obtener el Máster de Acceso a la Abogacía, cuyos estudios han realizado en la propia universidad de los jesuitas y en la sede del Colegio de la Abogacía de Bizkaia. El primero en tomar la palabra en el acto fue Carlos Fuentenebro, decano del Colegio vizcaíno de Abogados, que se dirigió a sus nuevos compañeros, hasta hace unos días alumnos, recordándoles que «el arma más importante para cambiar el mundo es la formación».

Fuentenebro se encargó de presentar al conferenciante de la tarde, el penalista Oriol Rusca, que fuera decano del Colegio de Abogados de Barcelona entre 2013 y 2017, y que en sus ratos libres ejerce como ilusionista. «Si se lo pedimos -afirmó Fuentenebro- al final de la tarde seguro que hace aparecer el trabajo que no encuentra Cristina Cifuentes». Rusca, que ofreció una charla bajo el título 'La Abogacía: función social y retos de futuro', señaló en tono jocoso que «el mundo se divide en dos, los abogados y el resto de la humanidad». En su intervención indicó que «abogado es una profesión honorable. Trabajamos en un sector que garantiza los derechos y deberes fundamentales de las personas».

En el acto también estuvieron Gema Tomás, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto; y los dos directores del máster, Ainhoa Gutiérrez e Ignacio Amilibia. También asistieron los padres y familiares directos de los alumnos que iban a recibir las credenciales, entre los que se encontraba José Luis Mendilibar, entrenador del Eibar.

Algunos de los 128 alumnos que recibieron el reconocimiento fueron Jaione Mendilibar, Elia Barinagarrementeria, Amaia Sorazu, Begoña Marijuán-Requeta, Clara Liberal, Lide Zearra, Paula García, Luis Cabeza, Ana Casal, Estitxu López, Ana Sagarduy, Vanessa Freire, Alba Royo, Santi Grijelmo, Jon Sansinenea, Ignacio Gabiola, Jon González, Alexander Ruiz, Ander Lombraña, Hainize Pérez, Alejandra Sánchez, Nerea Ruiz, Maite Larizgoitia, Cristina López, Cristina González, Iraitz Arbulu, Uxue Fernández, Joseba Ibáñez, Mikel Enale, Lucía Dublang, Diego Ruiz, Rodrigo Gurrutxaga, Beatriz Santamaría, Jon Castresana, Íñigo García y Ainhoa Barrutia.

En el acto también se encontraban varios de los profesores del máster, entre ellos Jon Larrea, Javier Arrieta, Óscar Monje, Carmen Azcúnaga, Elena Pombo, Maite Valdecantos, Maite Gaztelu y Nadia Unda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos