«Di la vuelta al mundo en menos tiempo que Elcano»

Gárate es descendiente de una conocida familia de navegantes. / E. PÉREZ
Gárate es descendiente de una conocida familia de navegantes. / E. PÉREZ

La Cofradía de Mareantes de Portugalete celebró ayer su asamblea anual número 366, en la que se nombró Cofrade de Honor a Rafael Gárate

ENEKO PÉREZ PORTUGALETE.

Los miembros de la Cofradía de Mareantes de San Nicolás se volvieron a reunir ayer en Portugalete para celebrar su sempiterna asamblea anual. Han pasado 366 años desde la primera vez en la que se juntaron los primeros componentes, en un remoto 1651, época en la que aún se fraguaban las leyendas de los piratas. No obstante, los tiempos han ido cambiando y con ellos el desarrollo de estos encuentros.

El punto álgido del día fue la tradicional entrega de la placa al Cofrade de Honor en la sala capitular del Ayuntamiento, privilegio que recayó sobre Rafael Gárate, un portugalujo de los pies a la cabeza que sigue hecho un pincel a sus 83 años. Los 23 años que pasó navegando de punta a punta del planeta le sirvieron para acumular un sinfín de anécdotas y para ser merecedor de este reconocimiento. Es un hombre ya muy veterano y está curtido en mil batallas, pero ayer se le veía tan ilusionado como a un niño. «Entré en un barco por primera vez porque el capitán se había puesto enfermo. Tenía 19 años y os puedo jurar que en los puentes no teníamos radares ni nada», bromeó ante las risas de los presentes, entre quienes se encontraban muchos de los integrantes de su familia, conocida durante décadas en la localidad por haber tenido a muchos de sus miembros enrolados en la mar.

Gárate,originario de la zona de Abaro, recordó también con nostalgia lo duro que era ser marinero en sus tiempos. «Antes te ibas en verano en plena fiesta de la Virgen de Begoña y eras consciente de que no ibas a volver hasta 12 meses después, justo para la misma festividad», reflexionó, para señalar después que el contexto laboral ha cambiado «a mucho mejor. Dónde irá a parar. ¡Ahora se van dos meses y tienen otros dos de vacaciones!». Su trayectoria en barcos petroleros le dio la oportunidad en su día de dar la vuelta al mundo, «de una sola tirada. Salimos del puerto de Génova, y pasamos por Panamá, Japón, Etiopía, Sudáfrica... En menos de lo que tardó Elcano, eso sí».

Sin misa, por segundo año

Antes de la comida de hermandad, la directiva de la cofradía, encabezada por su presidente, Eneko Arce, había preparado otra sorpresa para Rafael y todos los presentes, una típica kaxarranka que congregó en las inmediaciones del Consistorio a más de un centenar de personas. La celebración, no obstante, no fue completa. Por segundo año consecutivo, la cofradía no pudo oficiar la misa habitual dedicada a su patrón, San Nicolás, puesto que el párroco responsable de la Basílica de Santa María se volvió a negar. El motivo que da es que el templo no realiza este tipo de actos civiles en días festivos no religiosos, como en este caso, que era el Día de la Constitución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos