«La Variante Sur Ferroviaria mejorará la calidad de vida en la Margen Izquierda»

La vicepresidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, y el de Fomento, Íñigo de la Serna. / J. R. Ladra

El Gobierno vasco muestra su satisfacción por el acuerdo rubricado este miércoles con el Ejecutivo central para construir la vía que permitirá sacar las mercancías del Puerto

Josu García
JOSU GARCÍABilbao

El Gobierno vasco y el Ejecutivo de Mariano Rajoy han sellado esta tarde el acuerdo al que ambas administraciones llegaron hace cuatro meses para construir la futura Variante Sur Ferroviaria. Los representantes de ambas administraciones rubricaron en Madrid un pacto que permitirá sacar las mercancías del Puerto de Bilbao a través de una nueva línea de tren. El proyecto costará cerca de 560 millones de euros y su primera fase será una realidad dentro de seis años. La nueva infraestructura evitará el paso de convoyes por las localidades de la Margen Izquierda (Santurtzi, Portugalete, Sestao y Barakaldo), al tiempo que disipa para siempre los temores de los vecinos de la zona minera ante la posibilidad de que se utilizara los viejos raíles que cruzan Ortuella y Trapagaran para este cometido.

«Ya no hay vuelta atrás», ha celebrado Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, tras estampar su firma en el convenio. «La Variante Sur Ferroviaria se va a hacer y mejorará considerablemente la calidad de vida de los ciudadanos de la Margen Izquierda», se ha felicitado. El acto donde se puso la rúbrica ha estado presidido por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. También ha asistido el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, y el de Hacienda, Cristóbal Montoro. Por su parte, Tapia ha estado acompañada por el consejero vasco de Hacienda, Pedro Azpiazu.

La consejera de Desarrollo Económico del Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha subrayado la importancia de haber encontrado al fin una salida ferroviaria a los productos y materias primas que llegan al Puerto. El túnel del Serantes lleva más de un lustro finalizado, pero carece de continuidad. Tapia ha hecho hincapié en que, además de mejorar la vida de los vecinos de la Margen Izquierda, el futuro ramal aumentará la competitividad de la zona franca y «sacará a buena parte del tráfico pesado existente de las carreteras de Euskadi», sobre todo de las vizcaínas.

El pacto ha sido rubricado en un clima de entendimiento entre el PNV y el PP en Madrid –apoyo en los Presupuestos y en el techo de gasto–, y permitirá al Gobierno vasco asumir el coste de la nueva infraestructura. Un dinero que después será descontado vía cupo.

Fotos

Vídeos