Trapagaran tendrá una nueva y céntrica comisaría para inicios de 2018

El local donde se va a instalar la comisaría. / E. PÉREZ

Ya han comenzado los trabajos de acondicionamiento y transformación de la antigua agencia de desarrollo local, que costarán 117.400 euros

ENEKO PÉREZ TRAPAGARAN.

La Policía Municipal de Trapagaran tendrá nuevo lugar de trabajo a principios del próximo año. El Ayuntamiento minero dio ayer a conocer los detalles del proyecto para habilitar una nueva comisaría en la antigua agencia de desarrollo local, en la avenida Primero de Mayo. Las obras comenzaron hace unos días y permitirán ubicar a los 15 agentes del cuerpo en unas oficinas más modernas y amplias que las actuales, que se encuentran en la casa consistorial, explicó el alcalde, Xabier Cuéllar.

El local en el que se está trabajando tiene una superficie de 157 metros cuadrados. Y acondicionarlo supondrá un desembolso de 117.400 euros de las arcas públicas. El plazo de ejecución de las obras es de tres meses pero «la puesta en marcha de la comisaría no llegará hasta inicios de 2018, ya que la instalación del mobiliario está prevista para más adelante», aclaró Ainhoa Santisteban, concejala de Urbanismo. En estos momentos, se están llevando a cabo labores para disponer de «una red de telecomunicaciones y pantallas desde las que se va a controlar todas las cámaras de seguridad que hay instaladas en el municipio», especificó la edil

21%
es el porcentaje que marca el descenso de delitos en Trapagaran, según la Comisión de Seguridad Ciudadana.

Además, el espacio «va a estar distribuido en una sala de atención al público de 12 metros cuadrados, una zona de espera de 9, tres despachos, una zona de archivo, una sala de comedor y, como novedad, una sala fría para la carga y descarga de armas», detalló Santisteban. La nueva comisaría contará, además, con dos accesos: uno para el público en general y otro para los trabajadores.

Descenso de delitos

«Este era un compromiso adquirido por el equipo de Gobierno con la ciudadanía. Queremos que el servicio sea más accesible para los vecinos puesto que las oficinas de ahora contaban con una distribución del espacio que presenta carencias importantes», explicó el regidor jeltzale, quien también apuntó que «esta avenida es un punto estratégico para la correcta vigilancia del pueblo». Este cambio de residencia, según fuentes municipales, podría derivar en la activación del servicio de atención ciudadana en el Ayuntamiento.

Cuéllar aprovechó la ocasión para presentar los datos de la Comisión de Seguridad Ciudadana, formada por la Ertzaintza y la Policía Local. «Nos cuentan que los incidentes delictivos experimentaron un descenso del 21% en 2016. Eso es gracias al trabajo y a la coordinación de los dos cuerpos», remató el alcalde.

Fotos

Vídeos