Trapagaran elimina otro punto negro en el centro del municipio

Trapagaran elimina otro punto negro en el centro del municipio

El túnel será sustituido por un paso de peatones con semáforo

H. RODRÍGUEZ TRAPAGARAN.

El Ayuntamiento de Trapagaran ha iniciado las obras para suprimir el paso subterráneo que hasta ahora existía en la Avenida Primero de Mayo a la altura de la calle Labur. Se trata de un punto negro en materia de seguridad, que en los próximos dos meses será sustituido por un paso de peatones regulado por un semáforo. Se invertirán 47.000 euros.

El proyecto contempla el cierre de las dos bocas de entrada y salida mediante la construcción de un forjado y su correspondiente pavimentación para dar continuidad a las aceras. En el caso de la acera que linda con el barrio de San Andrés, se ejecutará una rampa para garantizar la accesibilidad y se colocarán una zona ajardinada con bancos.

El túnel, además de poco operativo, se había convertido en un foco de quejas vecinales y de inseguridad. «La gente se resbalaba bajando las escaleras y por las noches los chavales hacían botellón en él, con lo que la sensación de peligro para los que lo usaban era palpable», resumió el concejal de Obras y Servicios, Juanjo Sagredo. El edil jeltzale recordó que «antiguamente esta vía era un tramo de la N-634 y las personas que entonces estaban al frente de las instituciones entendieron que construir pasos subterráneos era la forma más segura de cruzar esta calle».

«Es un modelo de urbanismo y movilidad ha quedado obsoleto y desde el año 2013, cuando la Diputación cedió la titularidad de este tramo de la nacional al Consistorio, llevamos a cabo acciones para transformar esta travesía en una vía urbana donde las personas ganen protagonismo frente a los coches», argumentó el edil. En 2016 el Ejecutivo local ya eliminó el otro paso subterráneo en esta misma vía, que estaba a la altura de la plaza Larramendi y la parada de taxis. Costó 22.000 euros

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos