Trapagaran construye un cortafuegos cerca de 'La Balco' para proteger el barrio de Elguero

Trapagaran construye un cortafuegos cerca de 'La Balco' para proteger el barrio de Elguero

Esta actuación se lleva a cabo para «eludir daños materiales y humanos» ante posibles nuevos incendios en la factoría abandonada

ENEKO PÉREZ TRAPAGARAN.

El abandono progresivo al que se ha visto sometida desde hace seis años la emblemática fábrica de Babcock & Wilcox en Trapagaran sigue dando múltiples quebraderos de cabeza . Desde que el administrador concursal retirase en 2015 la vigilancia privada de estas instalaciones en desuso, el terreno se ha convertido en un lugar peligroso y marginal, además de foco de numerosos incendios. Con el fin de evitar males mayores, el Ayuntamiento ha decidido crear un cortafuegos en la zona limítrofe con el barrio de Elguero.

Los trabajos, que arrancarán esta misma semana, van a suponer un desembolso de 7.850 euros. Es otro gasto más de manera subsidiaria para un Consistorio que ayer volvió a expresar su hartazgo con esta situación. «Nos dirigimos a los responsables actuales de la compañía para que ellos se hicieran cargo de estas labores. Recibimos el silencio por respuesta, como siempre», lamentó el alcalde, Xabier Cuéllar. En total, acumulan una inversión de 80.000 euros en actuaciones similares, un dinero que el propio regidor cree que será «muy difícil de recuperar. Somos los últimos de la cola para cobrar». La empresa, que se ha declarado insolvente para el pago de cualquier deuda, tiene pendiente de abonar 800.000 euros al Ayuntamiento por el Impuesto de Bienes Inmuebles.

80.000
euros lleva gastado el Ayuntamiento de Trapagaran en intervenciones en 'La Balco'.

Las labores del cortafuegos se van a ejecutar a lo largo de las próximas tres semanas y consistirán en la limpieza de la maleza y en una importante poda al arbolado cercano a las ruinas y al casco urbano de Elguero. El objetivo es «eludir daños materiales y humanos».

Sin protección

El solar, que lleva tiempo funcionando como un supermercado de la chatarra, ya vio cómo el año pasado por estas fechas se llevaba a cabo el desmantelamiento de una pasarela que cruzaba la carretera BI-3746 por el mal estado que presentaba. Fue la penúltima de una larga serie de la escuela de aprendices para impedir que okupas y vándalos accediesen a su interior. Más tarde, se hizo lo mismo con el bloque de oficinas tras dos incendio. Como broche, esta primavera la iglesia de Elguero, propiedad de 'La Balco', también necesitó obras de reparación «ante la aparición de problemas estructurales».

Toda una serie de problemas que, lejos de ver la luz, se enturbió aún más tras la respuesta negativa que emitió el Gobierno vasco en julio del año pasado sobre convertir el lugar en un Bien de Interés Cultural. Después de haber recibido varias peticiones, el Ejecutivo autonómico rechazó la posibilidad de otorgar un blindaje legal a esta vieja joya de la arquitectura industrial en Euskadi que hubiera permitido su expropiación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos