Tráfico rectifica y reduce otra vez a 80 la velocidad en el puente de La Arena

La cabina, que ha sido sustituida, con el límite actual. / E. C.
La cabina, que ha sido sustituida, con el límite actual. / E. C.

La contrata que renueva las cabinas no tuvo en cuenta que el límite habitual de 100 había sido anulado hasta que acabe la reforma del viaducto, en febrero

IZASKUN ERRAZTI BILBAO.

La reforma del puente de La Arena seguirá marcando el paso en el tramo de la A-8 que discurre junto a la refinería de Petronor, en Muskiz. Así, los automovilistas ya pueden olvidarse de pisar el acelerador en la bajada, porque los 100 kilómetros por hora que marcaba estos días el radar ubicado en el punto kilométrico 134,8 ya son historia. Al menos hasta febrero, cuando está previsto que concluya la rehabilitación del viaducto, una compleja operación que ya acumula más de año y medio de obras. Hasta entonces, el límite permanecerá fijado en 80, con el fin de paliar el desgaste de una estructura que ya tiene 25 años.

La Diputación ha anunciado para el 6 de febrero el final de los trabajos en la pasarela

El baile de cifras responde a un error. La Dirección de Tráfico del Gobierno vasco se encuentra inmerso en un proceso de renovación de radares y cabinas que, entre otros, ha afectado al de la bajada de Petronor. En ese lugar, recuerdan desde el departamento de Seguridad, el límite de velocidad habitual está establecido en 100 kilómetros/hora, si bien en mayo del pasado año fue reducido a 80 por causa de las obras. «La contrata ha hecho la sustitución teniendo en cuenta el límite habitual, no el temporal. Este hecho ya ha sido contemplado y la señalización ha sido sustituida y adecuada a la circunstancia actual, de 80 kilómetros». El cinemómetro localizado en el tramo de subida del puente de La Arena, en dirección Bilbao, mantiene esta misma velocidad como máxima. Mientras, el Ejecutivo continúa los trabajos de renovación de algunos de los 34 radares localizados en las carreteras vizcaínas, que en las últimas semanas han aparecido tapados.

No habrá radar de tramo

Por otra parte, la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco «no contempla» la instalación de ningún radar de tramo para reforzar la seguridad de los conductores en zonas de alta concentración de accidentes. La medida, que en Euskadi sólo cuenta con un precedente en Gipuzkoa, la aplicará a principios de año la DGT en Cantabria, concretamente en la N-629, entre las localidades de Colindres y Ramales de la Victoria. Un punto negro de la red viaria que se cobró 16 vidas entre 1999 y 2015.

El equipo, el primero que se pone en marcha en la comunidad autónoma vecina, no estará operativo al menos hasta enero. Cuando entre en funcionamiento, captará la velocidad a la que vayan los vehículos en los dos sentidos en un trecho de 2.250 metros en el que no se podrá circular a más de 80. Ningún conductor podrá cubrirlo en menos de un minuto y 42 segundos.

Temas

Muskiz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos