Un sistema de alarmas protege desde el pasado mes la Finca Munoa de Barakaldo

Las nueve alarmas instaladas funcionan las 24 horas. / PEDRO URRESTI
Las nueve alarmas instaladas funcionan las 24 horas. / PEDRO URRESTI

Denuncian que se recurra a sistemas electrónicos en lugar de a los tres vigilantes del recinto, que no aparecen en el actual contrato de seguridad

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

La instalación el pasado mes de un sistema de vigilancia mediante nueve alarmas en la Finca Munoa desató ayer las protestas del PSE en Barakaldo, que acusó al equipo de gobierno (PNV) de recurrir a estos equipos en lugar de a la figura de los vigilantes. Así, los socialistas recordaron la denuncia que CCOO lanzó hace ahora un año, cuando el sindicato advirtió que los tres trabajadores encargados de vigilar el centro se habían quedado sin trabajo, al no haber sido renovados.

En el equipo de gobierno subrayaron que la instalación de las alarmas no ha supuesto el despido de ninguna persona. «A nuestra llegada a la Alcaldía nos encontramos un contrato de seguridad que no recogía el servicio de vigilancia en el palacio», remarcaron.

Los portavoces jeltzales advirtieron que la afirmación de los socialistas es falsa y subrayaron que los pliegos del contrato de seguridad privada actualmente en vigor recogían una cláusula social en la que se obligaba «expresamente» a la subrogación de la plantilla.

«En la actualidad se ha optado por la instalación de un sistema de vigilancia las 24 horas al día que permite controlar de manera rigurosa las instalaciones y protegerlas, como sucede en otras muchas instalaciones de carácter público», añadieron los portavoces municipales.

Actitud «irresponsable»

El equipo de gobierno apuntó que se debe proteger la Finca Munoa después de conseguir en febrero de 2017 que fuera declarada Patrimonio Cultural por el Gobierno vasco, y acusó al PSE de dar a entender de manera «irresponsable» que las instalaciones están desprotegidas, ya que, según razonaron, al señalarlas podrían ponerlas en peligro.

«No disuade lo mismo un vigilante que una alarma y, por eso, no se debe escatimar dinero cuando se trata de proteger una de las joyas históricas y medioambientales de nuestra ciudad», reciminó el concejal socialista Juan Antonio Pizarro. Además, criticó que los sistemas se centran en proteger el palacio.

El PSE defendió ayer que el motivo por el que no se volvió a contar con los trabajadores fue porque la Finca Munoa no aparecía entre los lugares a vigilar dentro del contrato de seguridad privada y pidió que se les vuelva a contratar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos