«Siempre será el alcalde de Portugalete»

Pinedo iba a cumplir cien años en 2018. / AYTO. DE PORTUGALETE
Pinedo iba a cumplir cien años en 2018. / AYTO. DE PORTUGALETE

Decenas de personas dan su último adiós a Doroteo Pinedo, primer regidor democrático de la villa, en la capilla ardiente instalada en el salón de plenos del Ayuntamiento

ENEKO PÉREZ PORTUGALETE.

Portugalete dio ayer su último y sentido adiós a Doroteo Pinedo, conocido por ser el primer alcalde de la democracia en la villa jarrillera. Familiares, amigos y un buen número de vecinos se acercaron a la capilla ardiente instalada en el salón de plenos del Ayuntamiento portugalujo, donde también se dejaron ver numerosos miembros de las formaciones políticas que hoy representan a la ciudadanía de la población de la Margen Izquierda. El féretro, presidido por un gran retrato del difunto, estuvo acompañado por coronas de flores traídas por allegados e instituciones como el Consistorio o el Club Portugalete, entidad de la que Pinedo fue presidente durante varias temporadas.

El ex mandatario jarrillero, que iba a cumplir los cien años en 2018, fue elegido como regidor en 1979 en representación del partido socialista, un grupo del que nunca llegó a ser militante, «aunque él siempre decía que era un socialista por convicción», recordó ayer el alcalde, Mikel Torres. Mantuvo ese cargo durante dos legislaturas, hasta 1987 y, entre otros hitos, fue uno de los impulsores de la creación del parque natural de Azeta. Torres admitió con un deje de nostalgia que «siempre será el alcalde de Portugalete. Era un hombre entrañable y muy querido, le vamos a echar de menos. Estaba por encima de cualquier sigla política».

'Doro', como le llamaban amigos y familiares, también fue una figura relevante en el mundo del deporte. Tras haber alcanzado cargos importantes en la directiva del Portugalete a mediados de los 40, llegó a ser presidente en los años 50, época en la que vivió el ascenso a Tercera División y la inauguración del campo de La Florida. Además, en su currículum se incluye una extensa trayectoria laboral en los astilleros de La Naval en Sestao, donde trabajó durante más de cuatro décadas. Entró en el año 1933 como delineante y fue escalando en la plantilla hasta alcanzar la condición de ingeniero en 1970.

Como colofón, el actual primer edil rememoró uno de los consejos que Pinedo le dio al ser investido por primera vez. «Me hizo mucha ilusión que se acercara a hablar conmigo. Me dijo que lo más importante era estar con los vecinos, hablar con ellos y escuchar de primera mano cuáles eran sus inquietudes», relató Torres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos