TERCERA

El Sestao se pone el mono de faena

Turrillas da instrucciones a la plantilla sobre el césped por primera vez esta temporada. / Pedro Urresti

Con problemas para formar el grupo, el míster prevé un año «duro pero ilusionante»

SILVIA OSORIO SESTAO.

El Sestao ya ha abierto su nueva etapa en Tercera División. El conjunto de la Margen Izquierda se puso ayer el traje de faena para preparar la pretemporada de cara a un año «duro, pero ilusionante», tal y como afirmó el técnico guipuzcoano, Pablo Turrillas, que repite al frente del equipo.

Los sestaoarras, que lucharán por regresar a la categoría de bronce en un solo año, se presentaron de manera oficial en el estadio de Las Llanas y a continuación echaron a rodar el balón en el primer entrenamiento del nuevo curso para el que ya hay un total de 16 efectivos en la plantilla. En este sentido, el míster de Deba desveló los «problemas» que ha tenido el área deportiva del club, que lidera el director deportivo de la entidad, Alfonso del Barrio, para confeccionar el bloque. En primer lugar, las renovaciones han sido menos de las esperadas, un total de tres: Gago, Etxaburu y el capitán Eneko Rubio.

El River busca reforzar la parcela defensiva con la llegada de un central y un pivote

«Nos hubiera gustado renovar a más gente. Los presupuestos que se manejan en Tercera no tienen que ver con los de Segunda B y no puedes competir. Si la gente tiene ofertas de Segunda B, evidentemente no se puede quedar», explicó Turrillas. En cuanto a los fichajes realizados, a pesar de que la partida destinada a la primera plantilla ha aumentado, en Tercera hay «mucha competencia» y no es tarea fácil atraer a los jugadores. Pero en el River se escudan en la baza del sentimiento y de lo que supone jugar en Las Llanas. Pese a todo, el preparador sestaoarra está contento con la plantilla, que la califica como «muy competitiva». «Tendremos que tirar con lo que tenemos. Puedo asegurar que gente con muchas ganas y que viene con mucha responsabilidad», remarcó.

De esta manera, al equipo vizcaíno, que arrancará la liga el próximo 27 de agosto, tendrá que incorporar cuatro efectivos más para completar un grupo que compita con todas las garantías. Turrillas considera necesario reforzar la parcela defensiva con la contratación de un pivote y de un central.

Fase de acoplamiento

Las primeras sesiones de entrenamiento serán suaves, pero a partir de la próxima semana, la carga aumentará. En este periodo será fundamental «conocerse mucho», pues finalmente hay numerosas caras nuevas y los jugadores se deben acoplar entre sí. «Es que al final es un equipo totalmente nuevo», señaló Turrillas, que espera que sus pupilos ganen ritmo físico de cara al primer amistoso de pretemporada, el próximo sábado 29 en Sondika ante el Vitoria. Barakaldo, Zamudio, Aurrera de Ondarroa y Balmaseda completan el calendario de pretemporada.

Fotos

Vídeos