Sestao pone en marcha un plan integral para mejorar la convivencia en Txabarri

La Casa del Arco, uno de los edificios ya rehabilitados en la zona baja del municipio fabril. / E. C.
La Casa del Arco, uno de los edificios ya rehabilitados en la zona baja del municipio fabril. / E. C.

El objetivo es acompañar la transformación urbana con la regeneración social, inculcando «valores positivos» para minimizar el incivismo

SILVIA OSORIO SESTAO.

Sestao dará otro gran paso en la regeneración integral de su parte baja. Mientras la transformación urbanística de Txabarri avanza a buen ritmo, es el «momento», en palabras del alcalde Josu Bergara, de abordar su revitalización social, es decir, acompañar el lavado de cara del entorno -en el que se van impulsando los proyectos de derribo de infravivienda, rehabilitación y reconstrucción- con un trabajo comunitario que mejore la convivencia en el barrio.

Por ello, el Consistorio vizcaíno está definiendo un plan integral de convivencia que fijará el trabajo comunitario a realizar para inculcar valores positivos en la comunidad, como el respeto y el civismo, que contribuyan a mejorar la calidad de vida y el bienestar de sus vecinos. La iniciativa la propuso EH Bildu en las enmiendas al presupuesto de este ejercicio y contó con el apoyo unánime del pleno. De momento, se han reservado 18.000 euros. «Es un reto de cierta envergadura, pero había una demanda por reforzar el trabajo comunitario», señaló ayer el dirigente jeltzale.

Aunque Bergara recomienda «no geolocalizar el incivismo», Txabarri ha sido una zona en la que los vecinos han denunciado en varias ocasiones los problemas de convivencia que sufre el vecindario. Precisamente, y pese a que se trata de un proyecto «estratégico» impulsado por el Ayuntamiento, este programa estará construido con la participación de los residentes, del tejido asociativo, comerciantes y de los partidos políticos.

Tres fases

Según explicó el alcalde fabril, la aportación de la ciudadanía será clave para la primera fase del plan, en la que se elaborará un diagnóstico para conocer qué necesita Txabarri y cuáles son las acciones que se pueden poner en marcha. Para obtener esta información se van a mantener reuniones con todos los grupos y se realizarán entrevistas personales a técnicos de todas las áreas. Además, se van a crear siete grupos de discusión y se realizarán encuestas individuales a pie de calle. «Queremos que sea muy consensuado por todos los grupos y por la ciudadanía», remarca.

Una vez recopilada la información, en la segunda fase se va a elaborar un plan de acción. Este documento planteará las actuaciones que desde la administración pública y desde otros ámbitos se deberán impulsar para mejorar aquellos aspectos detectados en el diagnóstico. Finalmente, habrá una última fase que consistirá en la devolución y difusión de dicho plan de acción.

La idea es que pueda estar terminado «para verano». A partir de entonces, empezará una nueva etapa de aplicación y dinamización de las actuaciones que plantee este documento, fomentando la implicación y estimulando la construcción colectiva de Txabarri de una manera responsable.

Temas

Sestao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos