'Sardinitas' para abrir boca

Las sardinas se asan en las pailas y luego se reparten al gentío. /Luis Ángel Gómez
Las sardinas se asan en las pailas y luego se reparten al gentío. / Luis Ángel Gómez

Santurtzi se da un homenaje con la tradicional Gran Sardinada que sirve para dar inicio a las fiestas de El Carmen

SILVIA OSORIO SANTURTZI.

Santurtzi saborea ya sus fiestas predilectas. Los famosos 'cármenes', que congregarán a numerosos lugareños y visitantes durante diez días de jolgorio y desenfreno por todo lo alto, dieron ayer su pistoletazo de salida oficial, como es tradición, con el aroma a brasas en las que se asó más de una tonelada del preciado pescado santurtziarra. La Gran Sardinada, que desde 1973 sirve para dar inicio al festejo marinero -y desde el 79 de manera ininterrumpida-, es una manera de rememorar uno de los grandes legados del municipio, el de que antaño la pesca era la actividad principal y su traslado, cesta en mano, hasta el 'botxo' todo un ritual.

Se trata de un evento siempre muy esperado por los vecinos. Para muchos está marcado en rojo en el calendario. «Es sagrado. Yo creo que pocos se cogen vacaciones en estas fechas para estar y disfrutar de este ambientazo», comentaba entusiasmada Miren Eguiluz, una vecina del barrio de Kabiezes que acudió acompañada de unas amigas. Ayer, había ganas de hincarle el diente a la jarana y nada mejor que darse un buen homenaje.

El sindicato ERNE pide más agentes uniformados

El sindicato ERNE, en nombre de su representante en el Ayuntamiento de Santurtzi, ha solicitado a la jefatura de la Policía Local del municipio mayor número de agentes uniformados en las calles durante los días festivos. En un escrito remitido al Consistorio, afirman que en el relevo de esta tarde/noche habrá «solo 8 policías trabajando», de manera, que vigilarán las calles «menos agentes incluso que cualquier sábado del año». El sindicato no contabiliza los policías de paisano y, según informó el equipo de Gobierno, aunque declinó entrar en detalles «por un criterio de prudencia en materia de seguridad», «la cifra es altamente superior» y la presencia policial será «la misma» que otros años por los refuerzos de la Ertzaintza.

Las céntricas calles Itsasalde -antigua Capitán Mendizabal- y Juan XXXIII estuvieron de bote en bote. Incluso antes de que los pescados se echaran a las pailas, a eso de las siete de la tarde, ya había colas y miles de almas fiesteras ansiosas por probar bocado. Un aperitivo festivo que no se perdieron ni grandes ni pequeños. Cuadrillas festivas, que llenaron el estómago para coger con energías la posterior y divertida Bajada Mojada; familias enteras, pandillas de chavales...

Una ración de sardinas con su pan.
Una ración de sardinas con su pan. / L.A.G.

Hasta hubo quienes renunciaron al bocata de la merienda para hacer hambre. «¿Cuántas ponen ama?», preguntaba nervioso Hodei, de 9 años, mientras esperaba en una paila. «Le chiflan. En casa no las solemos cocinar, así que aprovechamos este día para comerlas», explicaba la madre.

Homenajes y pregón

Las pailas, el carbón y las sardinas las pone el Ayuntamiento vizcaíno. Los hosteleros de la zona se encargan de dar forma a un manjar que requiere mimo y que se sirve calentito con un pedazo de pan. «Están buenísimas. Como hoy empieza la fiesta, todo sabe muy bien», manifestaba Fernando Martínez, que degustaba unos pintxos junto a toda la prole. «Es una tradición y siempre venimos toda la familia. Incluso vienen dos hermanos que viven en Muskiz».

Homenaje a la 'sotera' y Bihotz Gaztea.
Homenaje a la 'sotera' y Bihotz Gaztea. / A. S.

Antes del atracón, la programación festiva ya arrancó con el tradicional homenaje en el kiosko del parque Central, que en esta ocasión fue doble. Dos colectivos del municipio, el club de remo Itsasoko Ama -la popular 'sotera'- y el grupo cultural Bihotz Gaztea se dieron un baño de multitudes por la mañana en el acto en el que la Corporación local les entregó una placa conmemorativa por su trayectoria durante cincuenta años. Asimismo, otro club del pueblo, el Santurtzi Basket, que ha cumplido tres décadas, fue el encargado de dar el pregón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos