Santurtzi, Portugalete, Ortuella y Trapagaran se apuntan este año al contenedor marrón

La Mancomunidad de Basuras de Margen Izquierda y Zona Minera ha aprovechado una subvención foral para solicitar la implantación global de este servicio

ENEKO PÉREZ SANTURTZI.

Tras las pruebas piloto iniciadas en Abanto y Barakaldo hace cinco años, parece que la Mancomunidad de Basuras de Margen Izquierda y Zona Minera está decidida a llevar el quinto contenedor al resto de localidades. Así lo avanzó ayer Estibaliz Olabarri, concejala de Urbanismo y Medio Ambiente de Santurtzi, un municipio que debatirá en el próximo pleno la encomienda de gestión de este nuevo servicio a la federación formada por las localidades de la zona. Después de que la Diputación haya abierto una línea de subvenciones para la compra de contenedores, «la Mancomunidad ha considerado este momento como el más oportuno para solicitar la implantación global de este tipo de reciclaje».

A la localidad marinera se unirán durante este año Portugalete, Ortuella y Trapagaran. Sestao, por el momento, se queda fuera de esta actuación al tener un contrato diferente de recogida de residuos urbanos. «Llevamos mucho tiempo haciendo un esfuerzo importante en la prevención y en la recogida selectiva, apostando por un proceso necesario para la sostenibilidad del medio ambiente», recalcó la edil jeltzale, quien añadió que «el contáiner marrón era una asignatura pendiente».

La aprobación de la encomienda será el paso previo para poner en marcha el servicio. La idea que manejan en el Consistorio marinero es que se vayan colocando a lo largo de este año 75 basureros. «No asumiremos ninguna obligación económica ya que todos los costes de ejecución van a correr a cargo de la Mancomunidad», apuntó Olabarri.

Mejorar las estadísticas

Sin embargo, no todo será coser y cantar. Utilizar bien el contenedor marrón «es complicado y requiere de una formación previa y unas campañas de concienciación de gran calado. Está en nuestras manos convertir en algo útil, como un compost, residuos que hasta ahora muchos pensaban que no valían para nada», remarcó la concejala. Los vecinos que quieran tomar parte de esta experiencia recibirán información detallada sobre los restos que pueden reciclar y un kit compuesto por un cubo de plástico, bolsas biodegradables y una llave que deberán usar para tirar sus restos en el nuevo depósito. Según los datos de los últimos años, Bizkaia está muy lejos de los ratios de reciclaje que exige la Unión Europea, por eso se espera que con esta medida las estadísticas mejoren.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos