FÚTBOL SALA

El Santurtzi no entiende de géneros

Asier Navarro es el míster. / S. F. S
Asier Navarro es el míster. / S. F. S

El club morado pone en marcha el primer equipo femenino de la comarca con el objetivo de ascender a Segunda División a medio plazo

SILVIA OSORIO SANTURTZI.

El Santurtzi ya tiene su versión femenina. El club morado ha lanzado el primer equipo de chicas de fútbol sala de la Margen Izquierda, un proyecto que se ha cocinado durante varios meses y que ha visto la luz esta temporada con un bloque formado por un total de 14 mujeres que compite en la liga autonómica de esta disciplina, la antesala a la Segunda División nacional. «Llevábamos un tiempo viendo que nos faltaba algo para ofrecer todos los servicios a la población. Teníamos cubierto el masculino, pero no la parte femenina. Queríamos tener registradas todas las categorías», señala el entrenador del equipo santurtziarra, Asier Navarro.

Desde hace varios años, la entidad de la Margen Izquierda, cuyo primer equipo milita en la Segunda División B -junto al Zierbena, son los dos únicos representantes vizcaínos-, aglutinaba en sus equipos de categorías inferiores a varias jóvenes que practicaban fútbol sala en conjuntos masculinos. El objetivo de esta iniciativa, además de fomentar el deporte plural y sin distinción entre géneros, ha sido cubrir la demanda que existía no sólo en el municipio marinero, sino en la comarca. La mayoría de las jugadoras son de Santurtzi y alrededores, pero también hay una integrante de Basauri.

«En pos de reivindicar la igualdad en el deporte y potenciar el deporte femenino en Bizkaia, nos animamos a dar este empujón al proyecto. Hemos cubierto la demanda de la zona». El grupo, que ya ha arrancado la liga, está formado por futbolistas de edades comprendidas entre los 16 y los 30 años, aunque el grueso fuerte es la franja de edad de entre los 21 y los 23. Por el momento, la escuadra santurtziarra ha empezado con buen pie, con una victoria y una derrota este pasado fin de semana. Sin embargo, la meta en el año de su estreno como equipo oficial no está en la clasificación. «Esta temporada nos queremos asentar y dar a conocer el proyecto a nivel provincial. Después, poco a poco, ir creciendo», afirma el míster, sin evitar poner la mirada en temporadas próximas, en las que el equipo sí luchará por lograr el ascenso a la categoría nacional.

«Esta temporada nos queremos asentar y dar a conocer el proyecto. Después, ir creciendo»

Un nuevo reto

«Este año no descartamos nada, pero estamos más centrados en hacer un poco de ruido para que el deporte femenino coja algo más de auge», añade. El equipo está recién salido del horno. Las de Navarro aún están en la fase de acoplamiento, pero el técnico vizcaíno reconoce que ve buenos mimbres. Al menos, por ganas no va a ser. «Algunas chicas habían tenido contacto con el fútbol sala, otras no y otras venían del fútbol. Veo gente muy trabajadora, con mucha ilusión. Son como esponjas. Absorben todo los que les intento transmitir. Ahora lo importante es la cohesión del grupo porque la mayoría no se conocían», explica el míster, quien confiesa estar «muy contento» pues ve en sus chicas «un grado de compromiso muy grande», algo fundamental para que la maquinaria funcione.

Para el preparador morado, que durante varias campañas estuvo enrolado en el conjunto masculino del club -tanto en labores de entrenador como de director deportivo-, es un reto nuevo. Ha dirigido a chicos, a críos... Pero nunca antes a féminas. Por eso, afronta esta nueva experiencia con «desconocimiento, pero con mucha ilusión», asegura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos