Santurtzi enriquece las cuentas de 2018 con enmiendas por valor de 560.000 euros

El Ayuntamiento elaborará por primera vez un plan para detectar puntos inseguros para las mujeres

SILVIA OSORIOSANTURTZI

Santurtzi aprobó ayer el presupuesto de 61,1 millones de euros para el próximo ejercicio con el voto favorable del PSE, las abstenciones de EH Bildu y Sí Se Puede Santurtzi y el rechazo del PP. Como era de prever, el equipo de gobierno del PNV incorporó al documento más importante de la localidad todas las enmiendas socialistas, manteniendo el acuerdo marco que ambas formaciones mantienen a nivel supramunicipal. También se han aceptado 14 propuesta de EH Bildu y una del PP. En cambio, ninguna de las de Sí Se Puede Santurtzi obtuvo respaldo.

En total, según el portavoz jeltzale, Joseba Ramos, las cuentas santurtziarras para 2018 se enriquecen con enmiendas por valor de 560.000 euros que contemplan acciones basadas en «criterios realistas y posibilistas». «La prioridad es seguir impulsando nuestro pueblo y no dejar a nadie en la cuneta, ayudando a quienes más lo necesitan. El PNV es un partido pactista. La sociedad así lo reclama». Así, el presupuesto incluye las 19 enmiendas del PSE (250.000 euros). Entre ellas, las ayudas para el alquiler de viviendas para jóvenes, la instauración del ‘táper solidario’, la instalación de un aseo público en el parque de Santa Eulalia y el aumento del presupuesto para las fiestas de los barrios.

Del proyecto de EH Bildu se han aceptado propuestas por valor de 205.000 euros. Algunas servirán para mejorar la accesibilidad en la rotonda de Kabiezes o en el grupo Fontuso. Además, se instalarán baños «de calidad» en las fiestas del Carmen; se pondrá en marcha de un sistema para evitar el acceso de coches al monte Serantes y se crearán subvenciones para que los comercios rotulen en euskera.

De menor cuantía (5.000 euros), es una de las medidas más destacadas: la elaboración de una dinámica participativa para detectar los puntos inseguros para las mujeres. Por su parte, el PNV tendió la mano al único edil popular con la inclusión de una partida potente (100.000 euros) para mejoras en el polideportivo Mikel Trueba, aunque este guiño no sirvió para que Luis Ángel Urdiales no votara en contra: «Es un presupuesto con un esfuerzo importante, pero se podía haber gestionado mejor. Sobre todo, en contratos de formación o en políticas sociales».

Clima de «sano diálogo»

Ramos destacó el «talante negociador» y el clima de «sano diálogo» con el resto de formaciones, pese a las diferencias ideológicas que les separan. Con el PSE, el entendimiento ha sido visible durante lalegislatura, mientras que con EH Bildu (el año pasado votó en contra) las relaciones han mejorado de manera notable, sobre todo, desde que la Corporación local ha ejecutado este año varias actuaciones propuestas de esta formación. No ocurre lo mismo con la plataforma apadrinada por Podemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos