Rescatan a un abogado bilbaíno que se cayó en una zona de difícil acceso en Mioño

Miembros del equipo de rescate trabajaron durante horas para localizar al letrado vizcaíno. / DYA CASTRO
Miembros del equipo de rescate trabajaron durante horas para localizar al letrado vizcaíno. / DYA CASTRO

Mikel Elías, de 47 años, salió a pasear solo por la zona, la noche se le echó encima y decidió pasarla en el bosque. Al día siguiente rodó por una ladera llena de zarzas

ENEKO PÉREZ PORTUGALETE

«Creo que tuvo mucha suerte. Podría haber acabado mal». Mikel Elías, un abogado bilbaíno de 47 años que tiene su bufete en Portugalete, ha vuelto a nacer después de ser rescatado el jueves de una zona de difícil acceso en Mioño, cerca de Castro Urdiales. Así lo creen los profesionales que estuvieron presentes durante la operación y que hoy ya respiran tranquilos. El hombre se recupera poco a poco en el Hospital de Cruces, donde espera que le den el alta entre mañana y el lunes. Sufre problemas en el riñón, algo lógico después de lo que le ocurrió.

El miércoles decidió desplazarse a pie desde la villa jarrillera a la localidad cántabra, donde tiene otra residencia, haciendo una excursión por una ruta silvestre de algo más de 20 kilómetros. Un recorrido «complicado, que no se recomienda hacerlo solo», según los expertos montañeros, consultados. Llevaba ropa ligera de montaña, pero no víveres.

La noche se le echó encima y decidió pasarla en el bosque, previo aviso a la familia. A la mañana siguiente, emprendió el viaje después de hablar con su mujer. Pero las alarmas saltaron cuando a eso de las dos de la tarde nadie le podía localizar. En ese momento se activó la operación de búsqueda, que duró horas. Elías había caído en una zona de maleza, donde estuvo todo el tiempo, sin comida, ni agua, ni contacto con nadie.

La clave

La operación
Movilizaron un helicóptero para el rescate. «Ha tenido mucha suerte, podía haber acabado mal»

La extraordinaria labor conjunta entre Guardia Civil, Protección Civil, Bomberos y la DYA -que en todo momento estuvieron apoyados por la familia- comenzó a dar sus frutos cuando peinando el monte oyeron, a lo lejos, unas voces. «No paramos de gritar su nombre hasta que uno de los guardia civiles escuchó un sonido débil. Era él», relata el sanitario. ¿Final feliz? Aún no. «Cayó en una zona muy complicada, con vegetación y muchas zarzas. Era una ladera con un suelo muy irregular... Tuvo mucha suerte», señalan. De hecho, para sacarlo de allí se tuvo que movilizar un helicóptero del Gobierno de Cantabria.

Muy conocido

A Elías no le han faltado las muestras de cariño en estas últimas horas. Sus allegados, que le definen como «un hombre muy simpático», también se muestran sorprendidos: «¡No sabíamos que le gustaba la montaña!». La noticia corrió ayer como la pólvora en la villa portugaluja puesto que el abogado es muy conocido en el centro, donde tiene su bufete.

También tuvo suerte. La irregular climatología que está caracterizando a este verano fue otro de los factores que favorecieron el feliz desenlace. «Si llega a salir en uno de esos días despejados con 35 grados... Pudo haber sido grave», reiteran desde la DYA de Castro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos