SEGUNDA B

«Hemos pulido algunos detalles y somos más fuertes que en la primera vuelta»

El capitán del Barakaldo confía en mantener la racha. / MAIKA SALGUERO
El capitán del Barakaldo confía en mantener la racha. / MAIKA SALGUERO

Galder Cerrajería, el autor del gol ante el Mirandés, considera que el triunfo fue «justo y merecido por el trabajo que hacemos»

ENEKO PÉREZ BARAKALDO.

El Barakaldo ha entrado en la recta final de la liga con las constantes vitales intactas y en un estado de forma notable. Los hombres de Aitor Larrazabal están pletóricos tras acumular doce jornadas consecutivas sin conocer la derrota y firmar este domingo un triunfo de prestigio en Lasesarre ante el Mirandés (1-0), donde el gran protagonista fue el capitán, Galder Cerrajería. El bravo centrocampista, natural de la localidad fabril, atendió ayer a este periódico para valorar un resultado «justo, merecido y ante un rival poderoso. Llevamos tiempo haciendo bien las cosas y este partido nos ha reforzado muchísimo».

Era un duelo vital en las aspiraciones del cuadro gualdinegro y la plantilla vizcaína no falló a su sufrida afición. «Creo que nuestra hinchada disfrutó porque vio a su equipo muy serio sobre el campo y con las ideas claras. Sabíamos que solo nos valía ganar y salimos desde el primer minuto apretando muy arriba, con valentía», destacó Cerrajería, quien agregó que «no hubiera sido raro que hubiésemos metido algún gol más porque tuvimos varias oportunidades de incrementar la ventaja». En cuanto a la jugada del gol, la recuerda como una acción algo enrevesada en la que «Son, que anda muy rápido, me puso un buen balón en el área. La empalé y me llevé una alegría enorme porque, además, sirvió para quedarnos con los tres puntos».

Para alegría de los locales, en esta ocasión el cuadro de la Margen Izquierda mantuvo la serenidad en los minutos finales y no se dejó llevar por los nervios de la importancia de la cita. «Se está viendo que el grupo está más hecho que en la primera vuelta, cuando se nos escaparon varios puntos al final. Después de pulir algunos detalles es obvio que somos más fuertes y que hemos crecido», indicó el medio centro vizcaíno, quien alabó a la escuadra de burgalesa. «Es un club muy potente, nos puso las cosas difíciles. Atrás son duros y en la delantera tienen a jugadores peligrosos, pero nosotros no les dimos ni una sola facilidad. Estamos orgullosos del esfuerzo realizado», apuntó.

Humildad y ambición

En efecto, la victoria ante el cuadro rojillo era innegociable. A falta de once choques para la conclusión del torneo de la regularidad, los aurinegros marchan novenos con 42 puntos, a seis de los puestos que marcan el acceso a las eliminatorias del play-off de ascenso a Segunda División, lugares ocupados actualmente por el Racing de Santander y la Real Sociedad B. «Estamos en una buena línea y veo al grupo trabajando con muchas ganas. Siempre vamos a ir con humildad a todos los campos, pero también somos ambiciosos y estamos convencidos de que si vamos todos a una andaremos muy metidos en la pelea en las últimas semanas», recalcó el capitán fabril.

Por el momento, las opciones de llegar a la zona noble de la tabla siguen ahí. Aunque todo hace pensar que la consecución de ese objetivo debería ir acompañada de una puntuación muy alta, «ya que este año el Grupo II es más duro que otras veces y se ve todas las semanas que ganar los partidos cuesta un mundo», apuntó el portador del brazalete. Respecto al desarrollo del curso, el que fuera canterano del Athletic reconoció que «hemos ido de menos a más. Estoy contento hasta ahora, pero siempre hay que exigirse más y con esta plantilla tenemos que estar más arriba».

El siguiente duelo podría marcar un antes y un después en el devenir de la temporada puesto que los fabriles se medirán en Mareo al líder, el filial del Sporting. «Vamos a Gijón sin ningún complejo. Estamos con una confianza enorme, creemos en lo que hacemos y sé que vamos a dar la cara cuando saltemos al terreno de juego», zanjó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos