Portugalete reduce en más de medio millar el número de coches abandonados desde 2012

Los vehículos que retira el Ayuntamiento suelen acabar en un depósito hasta que se les achatarra. / I. P.
Los vehículos que retira el Ayuntamiento suelen acabar en un depósito hasta que se les achatarra. / I. P.

Durante el último lustro se han retirado 420 vehículos en desuso y solo en 140 casos hubo que multar a los dueñ

ENEKO PÉREZ PORTUGALETE.

Portugalete ha puesto freno en los últimos años a la presencia de coches abandonados en la vía pública, un problema que traía de cabeza al municipio, de apenas 3 kilómetros cuadrados de extensión y que cuenta con un parque móvil de 22.000 vehículos. Según los datos hechos públicos ayer, han conseguido reducir a la mitad su presencia, reduciendo las molestias que ocasionaban. «Ocupan plazas de aparcamiento de forma innecesaria y pueden generar problemas de seguridad y salubridad», remarcó el alcalde, Mikel Torres.

En este último lustro, la Policía Municipal ha retirado 460 coches abandonados, de los que un 70% fueron recogidos por los propios dueños de forma voluntaria. En el quinquenio anterior, entre 2008 y 2012, se encontraron un millar vehículos en esta situación. «Este descenso ha sido gracias a la concienciación ciudadana, los mayores controles y el temor a las sanciones administrativas», valoró Torres, que también apuntó que «la mayoría de abandonos se suelen producir en zonas de extrarradio, como en el mercadillo».

22.000
vehículos conforman el parque móvil del municipio jarrillero.
30
días es el plazo que tienen los dueños de coches abandonados a los que se ha abierto expediente para retirarlos de la calle.

La manera de actuar del Consistorio en este tipo de casos se basa en cuatro pasos. En primer lugar, se emite un informe policial al recibir, normalmente, una denuncia vecinal. Después, se consulta la base de datos de la DGT para identificar al propietario y se abre un expediente de abandono. Paralelamente, se intenta contactar con el dueño y se coloca una pegatina fluorescente en un lugar bien visible del coche para hacer notoria la situación.

420 euros de multa

No obstante, hay veces que los propietarios no se dan por aludidos. «Una vez que se les notifica la situación de abandono tienen 30 días para retirar el vehículo. Si no, será depositado en dependencias municipales», aclaró el regidor socialista. Tras esto y si el propietario no da la cara, «en dos meses se dicta un decreto de alcaldía para declarar al vehículo un residuo sólido urbano y trasladarlo a un desguace autorizado». En casos como este -se han dado 140 en el último lustro-, la gestión municipal supone un sanción de 420 euros. Aunque solo por retirarlo de la vía pública ya hay establecida una tarifa de 159 euros. Otro de los fenómenos que se ha erradicado casi por completo es la venta ilegal de automóviles, añadió el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos