Portugalete blindará el Casco Viejo para evitar el botellón durante los carnavales

El Ayuntamiento jarrillero anuncia una treintena de agentes coordinados con la Ertzaintza para prevenir robos y peleas en la fiesta del sábado

E. PÉREZ PORTUGALETE.

Portugalete ya tiene a punto todos los preparativos para disfrutar de los carnavales. Entre ellos, un exhaustivo dispositivo policial para evitar el botellón en el Casco Viejo, el punto neurálgico de la jarana. El alcalde Mikel Torres anunció ayer que este sábado treinta agentes municipales se coordinarán con la Ertzaintza con el objetivo de prevenir robos, hurtos y peleas. «En el casco histórico haremos un control muy exhaustivo para que no se beba en la vía pública. Son fiestas masivas y sabemos que viene gente de otros municipios. El objetivo es vigilar los puntos más delicados de la fiesta, donde más gente se suela concentrar», señaló.

También habrá policías de paisano y los agentes controlarán la venta ilegal de alcohol. El acto principal tendrá lugar en la céntrica Carlos VII con el tradicional desfile de cuadrillas. Los grupos se reunirán a las seis de la tarde en las calles San Pedro y San Ignacio. De allí saldrán para amenizar con sus bailes y música las arterías de la localidad para llegar al paseo de La Canilla, donde un DJ recibirá a los participantes y animará la fiesta. Pero la villa jarrillera dará el pistoletazo de salida a la gran fiesta de los disfraces este viernes a las diez y media de la mañana, con el desfile infantil en el que participarán más de 1.300 escolares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos