Portugalete arranca en octubre las obras para eliminar el colector de las escaleras de Renfe

La tubería actual será sustituida por otra nueva e irá soterrada en parte. / E. PÉREZ

El proyecto cuenta con un presupuesto de 720.000 euros y contempla también mejoras en la iluminación de la zona, un punto negro del municipio

ENEKO PÉREZ PORTUGALETE.

Portugalete va a acometer por fin las obras de eliminación y sustitución del aparatoso colector de saneamiento que cruza las escaleras de la estación del tren de Renfe, frente del Museo Rialia. Nueve años después de que fuese instalado provisionalmente tras una fuerte tromba de agua que causó varios destrozos, esta tubería de grandes dimensiones, que recoge las aguas pluviales y residuales de Repélega y La Atalaya, es hoy en día un elemento más del entorno de Sotera de la Mier y el paseo de La Canilla. «Entendemos que el impacto visual ha sido siempre molesto para los vecinos», reconoció ayer el alcalde, Mikel Torres. Además, las precipitaciones suelen provocar colapsos y desbordamientos de agua.

Los trabajos, que arrancarán en la primera semana de octubre, van a contar con un presupuesto de 720.000 euros y tendrán un plazo de ejecución de ocho meses. La obra empezó a tomar forma a finales de 2015. Tras una negociación entre la corporación local y el Consorcio de Aguas de Bizkaia, se encargó un proyecto de ingeniería que fue entregado en abril de 2016. «A partir de ahí, nos dedicamos a preparar todos los pliegos de contratación para sacar el concurso a licitación pública, gestiones que se dieron por finalizadas en la pasada Navidad» aclaró el regidor socialista. La inversión está compartida entre ambas instituciones.

9 años hace que se instaló este colector tras una fuerte troma de agua en el muncipio.
En 2015 ya se anunció que sería sustituido.

Circulación de los trenes

El colector discurrirá pegado a la ladera, pasando por encima del túnel ferroviario y bajando por debajo de las escaleras que conectan con Sotera de la Mier, para después ir soterrado por el borde de la estación hasta alcanzar el interceptor del puerto. El nuevo canal estará formado por piezas de acero inoxidable, hormigón armado y poliéster reforzado. Durante su instalación, podría haber afecciones en la circulación ferroviaria

Asimismo, el Consistorio jarrillero realizará una transformación integral en la misma zona, tal y como han pedido los vecinos de Muelle Viejo en algunas ocasiones. «Se van a reformar las escaleras y sus muros», confirmó Torres. La zona, que es uno de los últimos puntos negros que hay en el municipio, contará también con un nuevo sistema de iluminación led. El mobiliario urbano y la regularización de los aparcamientos serán otros de los campos de acción de una iniciativa que abarcará 1.400 metros cuadrados.

Esta obra, la más importante de este año en el municipio, es el paso previo a la futura instalación de un ascensor panorámico que salve el desnivel entre el Muelle Viejo y Sotera de la Mier. «Estamos hablando de más de 100 escalones», señaló el primer edil. El proyecto, que forma parte del plan local de accesibilidad, sería cofinanciado por Adif y Renfe, y no es la primera vez que se da cuenta de él en público. Sin embargo, sigue sin haber fechas exactas previstas.

Fotos

Vídeos