Ponen a prueba la accesibilidad en la hostelería de Barakaldo

Los grupos de voluntarios visitaron más de 200 locales./S. LLAMAS
Los grupos de voluntarios visitaron más de 200 locales. / S. LLAMAS

Fekoor ultima un estudio sobre las barreras que hay en bares y cafeterías tras el trabajo de campo que un grupo de voluntarios realizó hace dos semanas

S. LLAMASBARAKALDO

De poco sirve contar con un local moderno, cómodo y con una buena oferta gastronómica si una parte de la población ni siquiera puede acceder a su interior. Ese es uno de los mensajes que se desprende de la iniciativa que la Federación coordinadora de personas con discapacidad física y orgánica de Bizkaia, Fekoor, está llevando a cabo en Barakaldo. El grupo ultima un estudio sobre la accesibilidad de los establecimientos hosteleros del municipio tras el trabajo de campo desarrollado el pasado 30 de junio con ayuda del colectivo de personas con discapacidad física de la localidad fabril, Codisfiba.

Entonces, medio centenar de personas voluntarias repartidas en dos grupos recorrieron el centro del municipio y analizaron los obstáculos que las personas con problemas de movilidad se encuentran cuando intentan hacer uso de sus instalaciones. «En cada sitio se rellena una ficha con el nombre, dirección y categoría del local, y se evalúan tres campos:que no haya barreras arquitectónicas, la habitabilidad interior y los baños», explicó uno de los monitores, Aitor Esturo.

Escalones a la entrada, barras y mesas con banquetas situadas a una altura imposible y baños en los que no se puede girar con una silla de ruedas son algunos de los problemas que el grupo se encontró a su paso. «Aquí tenemos muy pocos locales accesibles. Hace años iba todos los días a una cafetería y tuve que dejar de hacerlo por la silla de ruedas», reconoció Alfredo Urbaneja, uno de los miembros de Codisfiba que participó en la iniciativa.

Primera pegatina

La cafetería Zilar, en la calle Castilla y León, fue la primera en hacerse con una pegatina que acredita su local como accesible. «Me pilló de sorpresa cuando me dieron la enhorabuena», explicó ayer la propietaria, Maitane Benito, al frente del negocio desde diciembre del año pasado. «Hasta ahora no solía venir gente en silla de ruedas, pero este lunes estuvieron varias personas de Fekoor tomando un café. Yo últimamente también me fijo mucho en la accesibilidad porque voy con una silla de bebé», añadió la mujer, que, además, ha colocado cambiadores en los dos baños.

«Este año se cumplen dos décadas desde la aprobación de la Ley para la Promoción de la Accesibilidad del País Vasco y aun así las personas con movilidad reducida seguimos sin poder acceder o utilizar muchos espacios públicos y privados, servicios e infraestructuras o los medios de transporte», reivindicó el colectivo en un manifiesto leído por uno de los representantes de Codisfiba, Rodrigo González.

A falta de presentar los resultados del estudio, que hace dos años ya se desarrolló en Deusto y en el Casco Viejo de Bilbao, la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, ya recordó durante la presentación de la campaña la importancia hacer del municipio «una ciudad accesible para todos». En este sentido señaló que de cara a los ‘cármenes’, que arrancan este sábado, se inspeccionarán los espacios festivos. «Todos podemos disfrutar de las fiestas de nuestro pueblo», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos