Piden revisar la autorización ambiental de Petronor y reforzar las inspecciones

La planta ha invertido 49 millones de euros en su parada general. / P. U
La planta ha invertido 49 millones de euros en su parada general. / P. U

El Parlamento vasco aprueba una moción para que el Ejecutivo del PNV mejore los controles sobre la refinería, por las paradas no programadas

SERGIO LLAMAS MUSKIZ.

El control que se viene realizando sobre las emisiones de Petronor fue motivo de debate en el pleno celebrado ayer en el Parlamento vasco. La excusa fue la moción presentada por Elkarrekin Podemos, enmendada y apoyada por todos los grupos, salvo algunos puntos concretos a los que se opuso EH Bildu. El texto acordado por la cámara incluye instar al Gobierno vasco a revisar la Autorización Ambiental Integrada en base a las mejores técnicas que haya disponibles, así como a reforzar las inspecciones reglamentarias y colaborar con la refinería para reducir al mínimo las paradas no programadas.

El grupo proponente reivindicó que «Petronor no está funcionando bien». Así lo denunció el parlamentario de Elkarrekin Podemos, José Ramón Becerra, quien señaló «las múltiples paradas de emergencia, no programadas y averías que han dado lugar a una afección al medio ambiente y a unas molestias al vecindario», según apuntó, especialmente desde la puesta en marcha de la planta de coque en 2013.

Becerra señaló que «el sector del refino se encuentra en una situación preocupante en Europa». «Si queremos proteger a Petronor, lo último que debemos hacer es reducir los controles ambientales», razonó. Además, negó estar creando alarma social. «La crean las llamaradas de 20 metros que ahora mismo hay en Petronor cada 15 días», manifestó.

La moción aprobada ayer incluye otras medidas como elaborar en un año un Plan de Inspección y Control Ambiental con vigencia hasta el 2025, retomar la mesa interinstitucional en la que participan los Ayuntamientos y el Gobierno Vasco, instar a Medio Ambiente a mejorar la configuración de la red de calidad del aire y pedir al Departamento de Salud que mantenga, o refuerce si es necesario, la evaluación continua de los riesgos para la salud.

El parlamentario del PNV, Luis Javier Telleria, incidió en que el Gobierno vasco «ya está cumpliendo la normativa» y defendió que el objeto de la moción es pedirle que, «si puede, refuerce algo las cosas».

Por su parte, la representante del PSE, Natalia Rojo, lamentó «las frases grandilocuentes siempre en contra del mismo tipo de empresas», y apuntó que no han firmado la enmienda para señalar que Petronor lo hacía mal. «Hemos firmado porque entendemos que tiene que ser un debate en que la mayoría de grupos estemos implicados, y porque el Gobierno participa, trabaja y le interesa que el funcionamiento de todas las empresas vascas vaya acorde a la ley», razonó.

Cabinas de medición

El portavoz de EH Bildu, Mikel Otero, incidió en el sistema de medición del aire en torno a la refinería, con cuatro cabinas de control en Abanto, Zierbena, Muskiz. Según apuntó, sólo dos miden los compuestos orgánicos volátiles, las de los barrios de San Julián y Las Carreras, que son propiedad de Petronor. «El martes la cabina de San Julián, de 11.00 a 18.00 horas no midió nada, y todas las semanas fallan. En la de Las Carreras los compuestos orgánicos volátiles no fueron medidos en el mismo horario», denunció. Además apuntó que este tipo de emisiones ha crecido en los últimos años.

La parlamentaria del PP, Mari Carmen López de Ocariz, incidió por su parte en las inversiones que realiza la refinería para modernizar la planta, como los 49 millones de euros inyectados en la parada general de este año, y destacó que «los peores niveles de contaminación no se registran en el entorno de Petronor». «Nuestra legislación se deriva de la legislación europea y es la más restrictiva», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos