Piden que el Consistorio de Santurtzi asuma su responsabilidad en los despidos del SAD

Empleadas despedidas del SAD acudieron a la sesión para reivindicar su situación. / E. C.
Empleadas despedidas del SAD acudieron a la sesión para reivindicar su situación. / E. C.

El PNV se escuda en un informe jurídico que le exime de competencia, pese a la insistencia de los sindicatos y de la oposición, salvo el PP

SILVIA OSORIO SANTURTZI.

Los despidos en el Servicio de Atención a Domicilio (SAD) protagonizaron ayer el pleno de Santurtzi. Exempleadas, así como Sí Se Puede Santurtzi (SSPS), EH Bildu y PSE, instaron al equipo de gobierno a asumir su responsabilidad «y no mirar hacia otro lado» tras la no subrogación del personal eventual. Así, la concejal de Acción Social, Marta Álvarez, explicó que el Ayuntamiento no tiene competencia para determinar qué trabajadores tienen derecho a subrogación y lo hizo escudándose en un informe jurídico que señala que corresponde a los jueces de lo social.

Por ello, el PNV, al igual que el PP, votó en contra de la moción del resto de la oposición para que el Ayuntamiento tomase medidas para la readmisión de las afectadas. «Estaríamos cometiendo una ilegalidad». Esta afirmación causó gran malestar en las empleadas presentes. Fina González, representante sindical, recordó que el convenio del sector establece que las trabajadoras que tengan «más de tres meses de antigüedad» deben ser subrogadas, pero la adjudicataria anterior no lo hizo y se ha dado «un consentimiento intrínseco por parte del Ayuntamiento». «La empresa es la que debe facilitar los datos a la administración. Se realizaron consultas para ver si era correcto», manifestó Álvarez.

11
es el número de trabajadoras que han sido despedidas con la entrada en vigor del nuevo contrato.

Por su parte, Alicia Graña lamentó que se haya optado por la oferta más barata. «Tienen el honor de ser el Ayuntamiento de Bizkaia que ha contratado al precio más barato este servicio, pilar básico de la Ley de Dependencia». En este sentido, el portavoz socialista, Txemi Lucena, criticó la «nefasta gestión» del PNV, así como los desajustes en el servicio y que, según Álvarez, ya están subsanados. «El nuevo contrato lleva 25 días y hay usuarios que han tenido a tres trabajadoras», aseguró Lucena. Para EH Bildu es el claro ejemplo de que la externalización empeora las condicionales laborales. «El Ayuntamiento de Pamplona municipalizó el SAD. Lo que ganaban las empresas como margen de beneficio se invierte en mejorar el servicio», expuso Urtiaga, quien anunció que propondrán la formación de una mesa de control para los servicios subcontratados.

Polémica con las BAIS

También se creó polémica con la gestión de las Brigadas de Acción Inmediata (BAIS). El pleno aprobó la desafectación de un local en Murrieta, un trámite necesario para prepararlo legalmente y destinarlo a usos por parte de terceros. Una utilización que todo apunta a que recaerá en la empresa que salga de la licitación para la gestión de las BAIS, tal y como dieron por hecho los grupos, aunque el PNV dejó la puerta abierta a que pueda ser «para otro uso».

La oposición permitió su aprobación, pero se abstuvo por considerar el proceso «una chapuza». «Es bueno que los trabajadores tengan un local en el pueblo, pero ponemos en duda el trapicheo que se está haciendo», comentó Jonathan Sánchez, de SSPS. La oposición recordó que el PNV buscó un local para las BAIS en un colegio de Mamariga «de manera totalmente irregular, sin contrato y todo de palabra», desveló Urtiaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos