«En todas partes te piden experiencia para trabajar, pero nadie te la llega a dar»

La alcaldesa recibió ayer a los beneficiarios. /Sergio Llamas
La alcaldesa recibió ayer a los beneficiarios. / Sergio Llamas

17 vecinos de Abanto se incorporan al Plan de Empleo que durante 6 meses les convertirá en agentes cívicos, peones y educadores sociales

SERGIO LLAMAS ABANTO.

Para Ludmila, el Plan de Empleo Local de Abanto ha llegado cuando más lo necesitaba. «Justo este mes se me acababa el paro», señala la mujer, que desde ayer es una de los seis nuevos agentes cívicos que recorrerán la localidad minera durante el próximo medio año. Esta vecina de la localidad, con un hijo de cinco años, ha hecho «de todo». «Últimamente había estado de teleoperadora, pero me da igual. La cosa es trabajar», se reafirma la mujer.

Ludmila fue recibida por la alcaldesa de Abanto, Maite Etxebarria, junto a otros 16 vecinos que se beneficiarán de este plan que el Ayuntamiento lanza con ayuda de Lanbide y que cuenta con un presupuesto total de 220.000 euros. En una segunda fase, a partir de abril, se contratará a otras nueve personas. «Habéis sido seleccionados entre más de 150 personas inscritas», les felicitó la regidora.

El acto de bienvenida permitió a los participantes conocer a sus nuevos compañeros. Así, Ludmila pudo intercambiar impresiones con Mila, quien también llevará estos meses el uniforme. «Llevaba cuatro años sin trabajar. Antes estaba en una empresa de limpieza industrial», señaló la mujer.

En abril comenzará una segunda fase, que dará una oportunidad a otras nueve personas

A Irune este programa le aporta su primera experiencia laboral. Esta joven de 23 años acaba de completar su formación en Educación Social y ha sido contratada por AbantoLan para elaborar un estudio sobre las necesidades y problemas de los núcleos rurales del municipio, así como para conocer la situación en la que se encuentran las viudas. «En todas partes te piden experiencia para trabajar, pero nadie te la llega a dar. Va a ser una buena oportunidad de conseguirla y me va a permitir conocer mejor mi propio pueblo», celebró la joven.

Verse apurado

Situaciones hay tantas como trabajadores. Entre los ocho peones que se incorporan ahora para mantener y rehabilitar el patrimonio local se encuentra Adolfo, de 40 años. En los últimos dos, él sólo ha podido trabajar seis meses. «Me había inscrito al programa el año pasado, pero entonces no hubo suerte. La verdad es que ya empezaba a verme apurado. Empezamos mañana», apuntó ilusionado.

Temas

Abanto

Fotos

Vídeos