TERCERA

Los malos resultados fuerzan la dimisión de Pablo Turrillas como técnico del Sestao

Turrillas llegó al Sestao la pasada temporada. /E. C.
Turrillas llegó al Sestao la pasada temporada. / E. C.

Iván Urbano o Ibon Etxebarrieta, candidatos al banquillo de un equipo que necesita reconducir su rumbo para no perder la estela de la zona alta

SILVIA OSORIO SESTAO

Siete jornadas sin ganar han condenado a Pablo Turrillas, que ha presentado su dimisión como técnico del Sestao. El conjunto de Las Llanas atraviesa por una mala racha de resultados que le ha alejado de la zona alta y que, por tanto, ha encendido las alarmas. El empate del domingo ante el Getxo ha sido la puntilla para que el de Deba haya puesto punto final a su etapa en el River, de la que, precisamente, se cumple ahora justo un año.

El club vizcaíno es décimo, pero para un equipo que aspira a ascender a Segunda B, sumar 5 de 21 puntos posibles –dos derrotas y cinco empates– y permanecer a 6 del play-off supone una situación preocupante. Tal y como señaló el propio Turrillas el viernes, consciente de la presión que tenía su equipo, eran «muchos partidos sin ganar» y el encuentro ante los gualdinegros se antojaba como «una final». El preparador guipuzcoano ofrecerá esta tarde una rueda de prensa para despedirse y dar explicaciones, pero se marcha convencido de que el equipo necesita un cambio que le reactive de cara a alcanzar la parte aristocrática. «No ha quedado otra por la situación que es», afirmó ayer.

Así, el secretario técnico, Alfonso del Barrio, trabaja ya para elegir un relevo. Aunque no soltó prenda sobre los «ofrecimientos» de estos días al club y sobre las conversaciones que se mantienen con varios entrenadores, todo apunta a que Iván Urbano o Ibon Etxebarrieta estarían entre los principales candidatos. Entrenadores que cumplen las características expuestas por el director deportivo del River y que se encuentran sin equipo: «Queremos a alguien que conozca a fondo la categoría.

Para Del Barrio no ha sido plato de buen gusto la renuncia de Turrillas y recuerda que en este tipo de situaciones «todos tienen responsabilidad», aunque lo habitual es que el míster la pague. «Por desgracia, siempre son los entrenadores los primeros en caer, pero mi opinión es que los jugadores son los principales causantes de estas situaciones y todo el mundo debemos dar un paso al frente y aportar más. Pablo ha sido un gran profesional y su comportamiento ha sido ejemplar», subrayó.

Recuperar sensaciones

El ya extécnico del River, con sobrada experiencia en Tercera, llegó procedente del Lagun Onak. Tras firmar una gran actuación en el club de Azpeitia, fue el elegido para sustituir a Jon González con el objetivo de enderezar el rumbo de un equipo que empezaba a naufragar en Segunda B. La temporada pasada acabó saldándose con el doloroso descenso, pero la entidad confío en él para tratar de lograr el retorno –este curso– a la categoría de bronce, prolongando su contrato una campaña más.

«Es una pena que alguien que ha puesto todo de su parte no tenga la fortuna necesaria. Ya sabemos como funciona el fútbol. A ver si ahora acertamos y el equipo recupera la seriedad que tenía al comienzo de la competición», zanjó Del Barrio.

Temas

Sestao

Fotos

Vídeos