Ortuella ordena el cierre inmediato de una empresa por irregularidades urbanísticas

Ekologistan Martxan ha denunciado a la firma, gestora de recursos, por «desarrollar actividades contaminantes»

H. RODRÍGUEZ ORTUELLA.

El Ayuntamiento de Ortuella ha ordenado el cese inmediato de las actividades que la empresa Hierros y Metales Gutram S.L. desarrolla en el municipio minero. El motivo es, según ha confirmado el alcalde, Saulo Nebreda, que «no tiene licencia de actividad». La medida llega después de una denuncia interpuesta por Ekologistan Martxan ante el propio Consistorio, la Viceconsejería de Medio Ambiente, la Agencia Vasca del Agua y la Sociedad Pública de Gestión Ambiental Ihobe. En el documento, la agrupación acusa a la firma de «desarrollar actividades ilícitas que pueden dañar la salud pública, en especial, a la de sus trabajadores».

Gutram, cuyos responsable han desmentido a EL CORREO todas las acusaciones, posee un centro de tratamiento y almacenamiento de residuos no peligrosos en la zona conocida como Capetillo, en el límite con Santurtzi y Abanto. La instalación ocupa unos terrenos calificados como rústicos «por lo que la actividad es ilegalizable», según fuentes municipales. Así las cosas, el equipo de gobierno ha remitido un decreto a la empresa para que eche el cierre. «Tienen 72 horas, que se cumplen el lunes. Si no lo hacen, la Policía municipal precintará la planta», asegura el primer edil.

La decisión se ha precipitado tras la denuncia de Ekologistak Martxan. En el documento queda reflejado que la actividad desarrollada en el centro «afecta de forma ostensible y sistemática al medio ambiente, infringiendo diversas normativas». «La empresa realiza vertidos contaminadas al arroyo Capetillo», describen. El líquido vendría «de una piscina que recoge el agua residual de casi la totalidad de la planta. En días de lluvia, una bomba, de grandes dimensiones, desaloja el agua contaminada. El aparato tiene acoplada una tubería enterrada, cuya salida está en el límite de las instalaciones de la planta. Esta conducción vierte, provocando un reguero que llega río», detalla el texto.

Emisiones atmosféricas

Ekologistak Martxan señala deficiencias en el control de los residuos que transportan los camiones que llegan al recinto, así como emisiones atmosféricas procedentes del cribado de materiales, «como, por ejemplo, escorias de fundiciones», así como de la realización de «tareas de limpieza de hierro, aluminio, etc, sin medidas de control que eviten el polvo en suspensión». También denuncia la quema de «disolventes, pinturas, aceites, resinas, plásticos,...», una actividad que, según ellos, «se realiza habitualmente por la noche y en condiciones de lluvia». La lista de infracciones descrita en la denuncia incluye filtraciones al subsuelo y la ocupación del dominio público hidráulico.

Los responsables de Gutram se muestran sorprendidos por las acusaciones, mantienen que todas «son falsas» y advierten que no saben «a qué fin atienden». «Somos una empresa que lleva muchos años implantada y que se rige por el cumplimiento de las normas que se le exigen, atesorando las imprescindibles autorizaciones pertinentes», aseguran. En todo caso, «no vamos a dejar de lado nuestra defensa por los medios que estimemos oportunos», zanjan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos