«Nunca se me había pasado por la cabeza trabajar en una refinería»

Irati García, Jaione Porras y Patxi García, de Petronor, advierten que los estereotipos están cambiando. / S.LL.
Irati García, Jaione Porras y Patxi García, de Petronor, advierten que los estereotipos están cambiando. / S.LL.

Una jornada en la casa de cultura de Muskiz animará esta tarde a las jóvenes a apostar por la industria como salida laboral

SERGIO LLAMAS MUSKIZ.

El futuro de las mujeres también está en la industria. Esta tarde, a las 19.00 horas, la casa de cultura de Muskiz acogerá una jornada organizada por la Asociación de Empresarias y Directivas de Bizkaia, Petronor y el Centro de Formación Somorrostro para recordar a los padres las oportunidades que ofrecen los puestos técnicos y animar a las jóvenes a desarrollar una vida profesional en este ámbito.

Y es que si bien las mujeres ya forman parte de la industria vasca, todavía parecen ser más la excepción que la norma. Lo sabe bien Irati García, vecina de Muskiz de 30 años que esta tarde contará su experiencia. Aunque cursó empresariales, hace unos años completó su formación con estudios de química industrial y desde 2015 es operadora de planta en Petronor. «Nunca se me había pasado por la cabeza trabajar aquí», afirmó la joven. Y eso que su padre, Patxi García, que también será ponente, forma parte de la plantilla de la refinería desde 1983.

Él vivió la incorporación a Petronor de la primera mujer operaria. Fue en 1992. «Cuando la vimos dijimos: '¡Ahí va, la Virgen!, si es una mujer'. Fue raro la primera semana, pero enseguida se convirtió en una compañera más. Si había una cena se apuntaba. A la hora del bocadillo, venía con nosotros», explicó.

En 1992 se incorporó la primera mujer al área de producción de Petronor; ahora son 46.

Hasta entonces, las únicas mujeres de la refinería trabajaban en la zona administrativa. En la planta no había baños, ni vestuarios para ellas. Las cosas han cambiado. «Actualmente, de los 954 trabajadores que tiene la petroquímica en Muskiz, 146 son mujeres y 46 trabajan en el área de producción», explica la jefa de Relaciones Laborales y Administración de Personas de Petronor, Jaione Porras. De ellas, dos son jefas de departamento. En el último curso de operadores, actualmente en marcha, hay 25 aspirantes, incluidas siete mujeres. «Se están rompiendo los estereotipos», celebró.

En el curso de Irati eran cuatro, aunque en muchos turnos ella es la única chica. «Nunca me he sentido excluida», advierte. Tampoco ha notado ningún inconveniente para desarrollar su trabajo. «Necesitas cabeza para controlar tus circuitos. Lo único que te puede pasar es que te encuentres una válvula que algún 'hombretón' haya bloqueado que da gusto, pero la mayoría están automatizadas», bromeó.

Uniformes adaptados

Los avances se hacen visibles en las pequeñas cosas, como que el año pasado se incluyó la posibilidad de incluir elásticos en el patronaje de los uniformes para facilitar su uso a las mujeres embarazadas. Eso sí, los tiros de la ropa laboral siguen diseñados para la anatomía de los hombres.

Fotos

Vídeos