El nuevo precio de la cubierta de la plaza San Pedro de Sestao ascenderá a 1,2 millones de euros

La cubierta de la plaza, de 1.250 metros cuadrados, se hará en acero y cristal. / PEDRO URRESTI
La cubierta de la plaza, de 1.250 metros cuadrados, se hará en acero y cristal. / PEDRO URRESTI

La cantidad ha sido modificada después de que la primera licitación quedase desierta. Con esta actualización, la obra podrían arrancar por fin en mayo

ENEKO PÉREZ SESTAO.

El ambicioso proyecto para cubrir la plaza San Pedro, en Sestao, está muy cerca de salir del atolladero. Tras haber quedado desierta la primera licitación, a la que no se presentó ninguna empresa, el Ayuntamiento fabril estudió durante varias semanas la documentación técnica para modificar el pliego de la obra y desatascar unas labores que, en un principio, tendrían que haber comenzado a finales de 2017. Así, el nuevo concurso se hará público a finales de este mes «y, si nada se tuerce, los trabajos arrancarán en mayo», confirmó a este periódico el alcalde de la localidad, Josu Bergara.

El nuevo importe que se ha fijado desde el equipo de gobierno es de 1,2 millones de euros. Es la primera vez que el proyecto sufre una «alteración formal» en su presupuesto, que comenzó en los 723.000 euros y cuya actualización será votada en el pleno de este mes. «Nos vimos sorprendidos por el incremento en los precios del acero y el vidrio, algo que nosotros no controlamos, y es obvio que la cuantía en la que habíamos pensado no se ajustaba a la realidad», reconoció el primer edil.

«Estamos convencidos de que con esta nueva cantidad muchas compañías van a estar interesadas en hacerse cargo del proyecto», añadió Bergara. El aumento en la partida presupuestaria será de 477.000 euros, «una cantidad que no estaba dentro de las cuentas generales de este año. Estamos buscando otro tipo de fórmulas para conseguir la financiación, pero lo único que puedo asegurar es que no vamos a comprometer el dinero de otras áreas», apuntó.

La idea de esta obra surgió en el proceso vecinal de los presupuestos participativos de 2016. «Es una petición popular de la gente y estamos seguros de que el resultado va a ser espectacular, un referente en el entorno de Bilbao, y de que se va a convertir en el centro neurálgico del pueblo», remarcó Bergara. Según avancen las fases del proyecto, puede que el uso de la plaza se vea algo comprometido, «pero en ningún caso se inhabilitará por completo. A veces se cerrarán algunas zonas, pero buscaremos alternativas para encontrar la compatibilidad entre ambas cosas», indicó.

Apuesta por el plan inicial

A pesar de las dudas entre los miembros de una de las formaciones políticas del pleno, el diseño inicial, que consiste en levantar una gran estructura de acero y vidrio para proteger la explanada de las inclemencias meteorológicas, no se va a retocar. «Es un proyecto de mucha envergadura, queremos tapar completamente una superficie de 1.250 metros cuadrados. No contemplo hacer esta obra para dejar algo de espacio descubierto o hacerla con materiales de menor calidad», aclaró Bergara. Unas palabras que responden a la postura que mantiene en este asunto EH Bildu, quien defiende que «necesitamos un tiempo para analizar las posibles alternativas que no supongan un sobrecoste para las arcas municipales». Por ello, la formación abertzale solicita que «se detenga todo el proceso y que entre todos encontremos una solución óptima».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos