La nueva alcaldesa de Galdames evita dar explicaciones sobre su predecesor

Ayuntamiento de Galdames./
Ayuntamiento de Galdames.

Rakel Larruskain (PNV) asumió ayer la makila de regidora tras la dimisión de Asier Larrucea, que dejó el cargo tras no poder justificar 5.000 euros de su tarjeta oficial

Josu García
JOSU GARCÍA

Galdames tiene nueva alcaldesa. Rakel Larruskain se convirtió ayer en la primera mujer en asumir el cargo de regidora de esta pequeña localidad encartada. Prometió «trabajar para mejorar la calidad de vida» de los 812 vecinos. También aseguró que «el diálogo» y el contacto con los ciudadanos será una de sus prioridades. «Tenéis las puertas del Ayuntamiento abiertas», manifestó. En su primer acto al frente del Consistorio, Larruskain, de 50 años, evitó referirse a su precedesor en el cargo, Asier Larrucea, que abandonó su puesto hace dos semanas tras devolver 5.000 euros que gastó con su tarjeta de crédito oficial y que no pudo justificar.

La nueva regidora no sólo obvió este asunto, sino que tampoco dejó hablar a la oposición en el transcurso del breve pleno en el que se oficializó su nombramiento. «Se levanta la sesión», dijo tras su discurso, dejando con la palabra en la boca al portavoz de EH Bildu, Jorge Gómez. A la salida, Larruskain recibió el afecto de familiares y compañeros de partido. Y rehusó hacer declaraciones. «Perdonad, pero hoy no», manifestó.

EH Bildu mostró su disgusto por no haber podido «siquiera» hablar. Gómez aseguró que su formación tiene «la mano tendida» hacia el PNV para mejorar los servicios y la situación del pueblo. Pero advirtió de que no se olvidan de lo sucedido con la tarjeta de crédito, «que el secretario-interventor consideró ilegal desde el primero minuto».

Bildu exige «que se den explicaciones» y que el exregidor «pida perdón a los vecinos». En esta línea, el portavoz de la coalición soberanista cree que la nueva alcaldesa y su equipo (en el mismo pleno se formalizó la entrada de Fernando Bilbao García como nuevo edil del grupo municipal jeltzale) guardan «un silencio cómplice» con respecto a la problemática de los recibos girados sin factura por Larrucea al Ayuntamiento. «En el próximo pleno (seguramente en diciembre), si nadie da una explicación, exigiremos la dimisión de todos los concejales del PNV», añadió Gómez, que no descarta presentar una denuncia antes los tribunales.

La dimisión de Asier Larrucea ha causado un gran revuelo en el pueblo. En el penúltimo pleno que presidió dijo haber traído inversiones por valor de medio millón de euros «gracias» a las comidas que, asegura, pagó a responsables del Consorcio de Aguas y de la Diputación. Además, entre algunos de los tiques que sí presentó hay cuentas en restaurantes con besugo y marisco, así como menús infantiles y una multa abonada con la tarjeta de crédito oficial, según la oposición.

Fotos

Vídeos