Muskiz analiza sus pasos de peatones para reforzar la seguridad y accesibilidad

Paso de peatones señalizado en la calle de Las Acacias. / S. LL.
Paso de peatones señalizado en la calle de Las Acacias. / S. LL.

El informe encargado por el Consistorio se realizará durante dos meses y se centrará en los cerca de 40 cruces que hay en las carreteras municipales

SERGIO LLAMAS MUSKIZ.

Un estudio ayudará al Ayuntamiento de Muskiz a blindar la seguridad en los cerca de 40 pasos de peatones del municipio que discurren por las carreteras interiores. El Consistorio minero le ha encargado la elaboración de este informe a una empresa para conocer qué medidas se pueden adoptar en estas zonas. El trabajo se centrará en los viales que son de titularidad municipal, como los que cruzan el polígono San Juan, Memerea, La Rigada, Pobeña, Kobaron o San Julián.

«Hay que tener en cuenta que Muskiz está atravesado por dos arterias principales que están gestionadas por la Diputación: la Nacional 624, que atraviesa de San Martín dirección Santander por la parte más baja del pueblo, recorriendo toda la calle Cendeja y San Juan; y luego la carretera BI-2701, que va hacia Sopuerta, y que es la que pasa por Antonio Trueba», recordó el alcalde, Borja Liaño. El regidor apuntó que si bien estos viales no forman parte del trabajo, adicionalmente se podrá realizar un pequeño análisis de los mismos y si es posible establecer alguna mejora, se le trasladará la petición a la institución foral.

En el resto, el análisis tendrá en cuenta cuestiones como la accesibilidad o la visibilidad, tanto en lo que se refiere a la iluminación como a la posibilidad de que un contenedor de basuras o un aparcamiento cercano pueda impedir ver a peatones y conductores si alguien está accediendo a ese paso. «A partir de lo que diga este estudio veremos qué medidas hay que implementar, ya sea la reordenación de aparcamientos, mover mobiliario urbano, hacer rebajes de acera o incluso en algún punto determinado, si nos lo aconsejan, instalar alguna red semafórica», adelantó el alcalde.

Los trabajos para elaborar el estudio rondarán los 20.000 euros y se iniciarán en breve y se completarán en el plazo de unos dos meses. Será entonces cuando el Consistorio reciba los resultados del mismo, con el listado de propuestas, y pueda comenzar a planificar las distintas actuaciones.

La iniciativa complementa la solicitud que el Ayuntamiento minero ya le había realizado a la Diputación para regular el tráfico en la BI-2701, a su paso por la Avenida Antonio Trueba y Santelices, como aconsejaba un estudio foral. En el entorno ya se había instalado un semáforo hace cuatro años, a la entrada del barrio desde Bilbao. Ahora se colocará otro, así como señalización vertical, a la salida del ascensor urbano. También se mejorará el paso de peatones que hay en otro tramo de esa carretera, junto al callejón de Giba Frejenal. Allí se hará un rebaje de acera para facilitar el acceso y se creará una zona de espera para el peatón, además de montar las señales pertinentes.

Temas

Muskiz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos