SEGUNDA B

Lasesarre, un fortín para el Barakaldo

El césped acabó de nuevo embarrado en el partido disputado ante el Arenas. / MIREYA LÓPEZ
El césped acabó de nuevo embarrado en el partido disputado ante el Arenas. / MIREYA LÓPEZ

El Barakaldo es junto al Sporting B el único equipo del grupo que aún no ha perdido en casa. El estadio fabril está siendo vital para los fabriles

SILVIA OSORIO BARAKALDO.

El Barakaldo no se apiada de nadie cuando ejerce de local. El conjunto fabril puede presumir esta temporada de ser el uno de los equipos del grupo, junto al Sporting de Gijón B, que aún no sabe lo que es perder en su feudo. Pasadas ya veinticinco jornadas de liga, Lasesarre se mantiene inexpugnable. Esta campaña el estadio baracaldés está siendo la llave para que los hombres de Aitor Larrazabal se mantengan en la mitad alta de la tabla, al acecho de los puestos nobles, el gran objetivo del curso.

El pasado sábado, el Arenas tampoco fue capaz de llevarse el triunfo de Lasesarre. El empate permite a los gualdinegros mantenerse firmes en su feudo y dar continuidad a una excelente racha que les hace ser un rival temible ante cualquier adversario. «La solidez del equipo en casa es manifiesta. Hemos sacado un número de puntos importante. Estamos bien y hacemos muchas cosas bien. El objetivo es seguir fuertes», se congratula el técnico de Loiu, aunque reconoce que el sábado fue «una lástima», ya que el equipo hizo merecimientos para obtener mayor botín.

Faltó pegada. La escuadra de la Margen Izquierda saltó al 'verde' dispuesta a crear peligro. «Generamos ocasiones, sobre todo, en el primer tiempo, por banda, con buenas triangulaciones con Son y Iurgi». Acercamientos que siguieron con ocasiones claras de cara a portería, pero que se fueron disipando con el transcurrir de los minutos debido al estado del terreno de juego, de nuevo embarrado y pesado.

Lastrados por el césped

«Jugamos bastante bien hasta que el estado del césped lo permitió», lamentó Larrazabal. Los gualdinegros se vieron lastrados por un césped del que el míster viene advirtiendo desde hace jornadas. «Para nuestro juego no nos ayuda para nada que el campo esté así. Tenemos jugadores que quieren elaborar juego y con estas condiciones es difícil proponer algo de juego. El sábado tuvimos que acabar practicando un fútbol más directo. Es una pena que el campo no esté mejor porque nos daría la posibilidad de hacer más cosas», arguye, a la vez que recuerda que sus pupilos pasarán «otra semana» sin poder entrenar en Lasesarre con el objetivo de mantenerlo en las mejores condiciones posibles para el próximo encuentro, en dos semanas, ante el Mirandés.

Las intensas lluvias de estos meses son una de las causas de esta problemática que preocupa al exjugador rojiblanco, pero también señala que «no se le está haciendo demasiado caso». Esta situación, además, genera más cansancio en los jugadores. «El esfuerzo que hay que hacer es muy grande. Los jugadores lo acusan. Son esfuerzos que cuesta recuperar y va a hacer mella en el futuro».

Tras el empate ante el Arenas, los gualdinegros han logrado encadenar un total de nueve jornadas sin perder. El técnico es consciente de que es necesario buscar el equilibrio con los resultados a domicilio para estar a final de temporada luchando por los puestos nobles.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos