Lanbide tendrá que devolver la RGI a una víctima de malos tratos

El tribunal considera que la vecina de Barakaldo, con dos menores a su cargo, cumplió los plazos y deberá cobrar la cuantía correspondiente a los últimos 16 meses

SILVIA OSORIO BARAKALDO.

La Justicia ha dado la razón a Isabel, la vecina de Barakaldo víctima de violencia de género que demandó a Lanbide tras serle retirada la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) durante un año. El Servicio Vasco de Empleo, según se esgrime de la sentencia emitida por el Juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 de Vitoria, tendrá que resarcir a la mujer, que cuenta con una orden de alejamiento y tiene a su cargo a sus dos hijos menores, con el pago de la cantidad que no ha percibido durante los últimos 16 meses, así como el reintegro del dinero que el organismo le obligó a devolver.

Tras agotar todos los recursos administrativos, la mujer dijo basta e inició una batalla legal contra Lanbide. En octubre de 2017 interpuso una denuncia para impugnar la resolución que extinguía su derecho a percibir la prestación. Los hechos ocurrieron en la oficina de Beurko. El Servicio Vasco de Empleo sancionó a Isabel con una suspensión de un año sin recibir la ayuda tras dos supuestos incumplimientos de la normativa, como no presentarse a tiempo a un encuentro con una orientadora y no comunicar el nacimiento de su segunda hija.

Sin embargo, el juez tumba los argumentos de Lanbide, ya que la sentencia determina que «no se acredita ninguna de las causas esgrimidas para proceder a la extinción de la RGI» y confirma que «la recurrente ha cumplido con todas las obligaciones que le incumben conforme a la normativa». Estos hechos fueron incluso reprochados por el Ararteko, quien criticó que en el caso de Isabel se infringió «el principio de proporcionalidad» y señaló que la normativa en materia de RGI «establece un régimen más flexible, comprendiendo a la gravedad de la situación para las víctimas de violencia de género».

El auto es firme

El auto es firme y la mujer será resarcida con las cuantías correspondientes. «Los incumplimientos eran ridículos y los criterios muy rigurosos. Nos parece muy grave la actitud de Lanbide. Primero sanciono y luego ya veremos», afirmó ayer Liz Quintana, representante de Argitan, el centro asesor de la mujer de Barakaldo que ha acompañado a Isabel en este proceso. «Hay que ser especialmente sensible a estas situaciones. Ha estado 16 meses buscándose la vida como ha podido», añadió. El Servicio Vasco de Empleo declinó valorar la sentencia al no ser aún conocedor de ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos