Inyectan otro medio millón de euros para cuadrar las cuentas de Ranzari

Los trabajadores de Ranzari, en una manifestación por la renovación del convenio. / JORDI ALEMANY
Los trabajadores de Ranzari, en una manifestación por la renovación del convenio. / JORDI ALEMANY

Portugalete y Santurtzi acuden en ayuda del centro mancomunado por segunda vez este año. La villa jarrillera aprobó ayer en el pleno la partida de dinero que le corresponde

ENEKO PÉREZ PORTUGALETE.

Ranzari tendrá que ser 'rescatado' por segunda vez en lo que va de año. Este taller que da trabajo a discapacitados físicos y psíquicos y que está gestionado a partes iguales por los ayuntamientos de Portugalete y Santurtzi continúa dando problemas económicos que, como en otras ocasiones, han sido subsanados con aportaciones «extraordinarias» por parte de los dos equipos de Gobierno, que van a destinar en los próximos días una nueva partida de 240.000 euros cada uno. «Es una medida obligatoria para poder cubrir el presupuesto de este centro y seguir garantizando su viabilidad», explicó ayer el alcalde de la localidad jarrillera, Mikel Torres.

Precisamente, en su municipio se aprobó ayer en sesión plenaria un gasto que, por el contrario, no tuvo presencia en el acta del pleno celebrado en la localidad marinera. «Haciendo el control de las cuentas de finales de año nos hemos encontrado con un incremento del 8% en el salario mínimo interprofesional que no teníamos previsto. Es una cantidad muy importante», admitió el regidor socialista. A estos gastos se les suma la caída de las subvenciones y la reciente inversión en la renovación de toda la flota de vehículos mediante un modelo de 'renting'.

Los problemas presupuestarios a la hora de administrar este taller mancomunado son constantes. Ya en mayo ambas corporaciones aportaron 95.700 euros cada una «para dotar de estabilidad presupuestaria a Ranzari» después de que, tal y como se preveía, el déficit de 2016 alcanzase los 191.000 euros, más del doble que en 2015. En 2016 la aportación extra fue de 34.000 euros, cifra que sirvió para cubrir la deuda de 2015, cifrada en 69.000.

Ayudas al tejido comercial

Por otro lado, los partidos de la corporación portugaluja dieron validez a las bases reguladoras del programa municipal de ayudas económicas extraordinarias dirigidas a las empresas ubicadas en el casco histórico y a las subvenciones para las nuevas aperturas de establecimientos en Portugalete. En el primero de los casos las subvenciones tendrán un importe máximo de 4.200 euros, y en el segundo se financiará el 30% de la inversión realizada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos