Investigan la agresión sexual a una mujer en Barakaldo

Los hechos denunciados se produjeron durante la madrugada del domingo en la calle Landeta y el autor amenazó a la joven con un cúter

AINHOA DE LAS HERAS

La Ertzaintza investiga la denuncia presentada por una mujer por un intento de agresión sexual durante la madrugada del domingo del domingo en Barakaldo, según confirmó ayer a este periódico un portavoz del Departamento de Seguridad del Gobierno vasco, que no pudo aportar más detalles del caso. Los hechos se produjeron en la calle Landeta de la localidad fabril.

Según la versión ofrecida por la víctima, el presunto autor del intento de agresión sexual la amenazó con un cúter, considerado un arma blanca. Los investigadores disponen también de una somera descripción física del sospechoso y de la ropa que vestía en el momento de la agresión para intentar identificarle y dar con su paradero. Al cierre de este edición no se tenía constancia de que se hubiera registrado ninguna detención.

En estos casos, la víctima suele ser trasladada a un centro hospitalario, donde se inicia el protocolo para agresiones sexuales. Además de ser atendida por los médicos, la mujer también es atendida por un forense, que intentará recoger posibles evidencias del delito.

Otro caso en Halloween

Este nuevo ataque machista se produce semana y media después de la última denuncia hecha pública y cuando la Policía autonómica aún busca al autor de la agresión sexual a una joven estudiante de 21 años cometida la pasada noche de Halloween en Bilbao. Este tipo de delitos se multiplican durante las fiestas nocturnas y fines de semana. Según el testimonio aportado por la víctima a la Ertzaintza, los hechos denunciados se produjeron en un sofá en un portal de la calle Lersundi sobre las siete de la mañana, cuando regresaba a su domicilio.

Tras el ataque, la chica subió a su domicilio, donde permaneció en estado de shock hasta que pudo reaccionar y acudió a denunciar al día siguiente de los hechos.

Agentes de la Policía Científica de la Ertzaintza estuvieron en el portal, que quedó acordonado mientras los especialistas extraían las pruebas. Entre otras, localizaron restos biológicos y pelos que están siendo analizados y cotejados para comprobar si pueden tener relación con el caso. Los investigadores de la Ertzaintza contemplaban también la posibilidad de que algunas de las cámaras de vídeovigilancia instaladas en los alrededores pudieran haber grabado al agresor.

Fotos

Vídeos