La hostelería arropa al Barakaldo con nuevas colaboraciones

El equipo posa en el Txokoa, uno de los nuevos patrocinadores. / B. B. M

Locales del municipio apoyan al club con pequeñas cantidades. Parte del dinero se destinará al diseño de una nueva elástica

SILVIA OSORIO BARAKALDO.

Pese a que en los últimos años ha perdido parte de sus galones deportivos -en buena medida por las estrecheces económicas que le llevaron a bajar de categoría-, el Barakaldo sigue siendo un equipo muy unido a su pueblo. Prueba de ello es que en las últimas semanas y de cara a la siguiente temporada, negocios de hostelería de la segunda urbe vizcaína han firmado «pequeños acuerdos de patrocinio» con el club fabril, así como otros establecimientos comerciales del tipo de despachos de loterías y clínicas dentales.

Ya son más de una decena de locales y el objetivo es contribuir a sostener la maltrecha economía de la entidad, que está en fase de recuperación tras unos años muy complicados. «Con ello estamos comprobando que el club tiene un arraigo social tremendo», se congratula el secretario del equipo amarillo, Esteban Lucas. Este apoyo, que se traduce en pequeñas cantidades, ha sido posible gracias a la implicación de Carlos Quintanilla, un «romántico del balonmano y un loco por el Barakaldo», que de forma «altruista» se ha pateado el municipio en busca de patrocinios que repercutan en las cuentas de la entidad.

«Con estos apoyos se demuestra el arraigo tremendo que tiene el club en el pueblo»

La simpatía hacia el club baracaldés se palpa en la calle, pero no se viene reflejando en las gradas de Lasesarre, siempre muy despobladas. Por ello, los responsables del club esperan que la tendencia cambie. «Además del espaldarazo económico que supone, también queremos que esa gente se acerque a ver los partidos. La gente no viene mucho a vernos, salvo en los derbis, pero siempre pregunta en los bares cómo hemos quedado el fin de semana. El balonmano no tiene el tirón del fútbol y es difícil enganchar a la gente», explica el dirigente fabril, quien admite que los resultados deportivos son fundamentales para atraer a los lugareños. «Está claro que estar en el pelotón de abajo no ayuda», añade.

42.000 euros de deuda

Se trata de aportaciones pequeñas, «pero suman», precisa el técnico auriazul, Fernando Herrero. Con la intención de mejorar la imagen del club, parte del dinero que se obtenga con estos apoyos se destinará al diseño de una nueva camiseta, que hacía varios años que no se renovaba.

Desde la temporada del descenso, el club de la Margen Izquierda venía arrastrando una deuda de 95.000 euros con la plantilla de aquel año. Sin embargo, las cosas van mejorando. En los dos últimos años se ha conseguido reducir la misma en un 45%, siendo el déficit para este curso de alrededor de 42.000 euros. En lo que se refiere al presupuesto, Esteban avanza que éste será «similar» al de la pasada campaña.

Fotos

Vídeos