El Gobierno vasco propone soterrar la Variante Sur Ferroviaria a su paso por Barakaldo

El trazado fue presentado este jueves en el Ayuntamiento de Barakaldo. /S. Llamas
El trazado fue presentado este jueves en el Ayuntamiento de Barakaldo. / S. Llamas

Reclama cambios en el trazado aprobado por Fomento para reducir las afecciones al barrio de El Regato, donde inicialmente se habían previsto dos viaductos

S. LLAMAS BARAKALDO

El Gobierno Vasco apuesta por el paso soterrado de la Variante Sur Ferroviaria cuando cruce el barrio de El Regato, considerado como el pulmón verde de Barakaldo. El viceconsejero de Infraestructuras y Transportes, Antonio Aiz, ha presentado este jueves junto a la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, la solución que llevará al Ministerio de Fomento, quien tendrá la decisión última como titular de la infraestructura. La preocupación por este entorno natural había protagonizado varias movilizaciones en la localidad fabril en el último año.

El estudio informativo que está elaborando Euskal Trenbide Sarea presenta así cambios importantes sobre la propuesta de trazado que Fomento hizo pública en diciembre de 2015, y que la alcaldesa ha recordado que «causó gran preocupación en Barakaldo, al suponer un grave ataque a uno de los parajes más queridos» del municipio. «Alcé mi voz porque el proyecto me parecía y me parece una barbaridad», ha denunciado la regidora. Éste contemplaba un puente de 180 metros, a nueve metros de altura, sobre el río Castaños, muy cerca del polideportivo de Gorostiza, así como un túnel en la Siebe y otro viaducto de 500 metros de largo para salvar el Cadagua, a una altura de 14 metros, sobre el camino de Zubileta.

El Ayuntamiento de Barakaldo había presentado alegaciones y planteó una propuesta de soterramiento que ha sido recogida en el estudio del Gobierno Vasco. Este proyecto, que forma parte de la primera fase de la Variante Sur Ferroviaria, contempla el trazado entre el túnel del Serantes y Olabeaga.

En síntesis, el cambio supone pasar del antiguo túnel de más de 7 kilómetros entre Ortuella y el barrio baracaldés de Gorostiza, a otro de diez kilómetros, de manera que las vías emergerían una vez superado el río Castaños. Ya en superficie, junto al cruce del río Cadagua, habría un único viaducto de algo más de 300 metros de longitud. Después se introduciría bajo el monte Kobetas para llegar a la altura de los accesos a San Mamés. Del Campo ha añadido que este viaducto se encontrará más alejado de las viviendas de Kastrexana que en el previsto inicialmente.

Aiz ha subrayado que la propuesta trasladada al Ministerio «plantea una solución soterrada donde más nos preocupaba la afección». Así, cruza «a través de un falso túnel que iría por debajo del lecho del río Castaño, en una longitud aproximada de 600 metros, de manera que la travesía es toda soterrada», ha añadido.

461 millones de euros

El viceconsejero ha subrayado que ahora le toca a Fomento formular el estudio informativo y sacarlo a información pública para que continúen redactando los proyectos constructivos y a continuación iniciar las obras, de acuerdo con la encomienda suscrita en julio de 2017. Aiz ha apuntado que el coste de esta primera fase alcanza los 461 millones de euros. Las obras podrían comenzar para finales de 2020 o inicios del 2021, y tendrán una duración estimada de cuatro años. La encomienda aprobada el pasado año también recoge tres millones de euros para ejecutar el estudio informativo de la fase 2.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos