La falta de acuerdos en Barakaldo deja sobre la mesa el contrato de la OTA

El nuevo servicio de la OTA tendrá que esperar todavía para recibir el visto bueno.
El nuevo servicio de la OTA tendrá que esperar todavía para recibir el visto bueno. / Borja Agudo

La oposición rechazó los pliegos, pero dio luz verde a una operación en el Megapark para evitarle al Consistorio una deuda millonaria

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

El ansiado contrato para el servicio de la OTA en Barakaldo, que ya ha agotado ampliamente toda sus prórrogas, tendrán que seguir esperando. La falta de acuerdos en el Ayuntamiento hizo que los pliegos presentados ayer al pleno fueran rechazados por la oposición. Sí salió adelante el anuncio previo del procedimiento de licitación para el Kbus, que recoge las nuevas rutas del servicio para llegar a Burtzeña, Kastrexana o Zubileta entre otras por un periodo previsto de diez años, y que fue aprobado sólo con el apoyo del PNV y gracias al voto de calidad de la alcaldesa.

PSE, Irabazi y PP ya votaron previamente en contra de la modificación de algunos artículos de la ordenanza municipal de tráfico (EH Bildu se abstuvo), al considerarlos un parche y al recordar la necesidad de elaborar previamente un estudio de movilidad. La modificación de la normativa era necesaria para sacar adelante los nuevos pliegos de la OTA al incluir la creación de una zona marrón en lugares alejados del centro, o las tarifas rebajadas para comerciantes que trabajan en Barakaldo. El PSE criticó que no se hubiera informado previamente a los afectados por la ordenanza, mientras que Irabazi y EH Bildu propusieron dejar el proyecto encima de la mesa por la escasez de tiempo para estudiar la propuesta. La portavoz del PP, Amaya Fernández, criticó que se tratara «un tema capital» en un «pleno escoba».

Megapark

También hubo acuerdo para autorizar la cesión del derecho de superficie de la zona de cines y restauración del Megapark a la sociedad Lar España, propietaria ya de buena parte del parque comercial. En 2006 el Consistorio había otorgado una concesión por 50 años a la sociedad Arcona Ibérica, actualmente en concurso de acreedores. La cesión aprobada ayer podría salvar al Consistorio del pago de 7,5 millones de euros de una sentencia relativa a las expropiaciones que se llevaron a cabo durante la construcción del Megapark. Tras la entrada de Arcona Ibérica en concurso de acreedores, los tribunales hicieron al Ayuntamiento fabril responsable subsidiario de la deuda.

EH Bildu, Irabazi y PP se abstuvieron en la votación y criticaron la falta de tiempo con la que el equipo de gobierno les ha comunicado la oferta de Lar España. Los socialistas votaron a favor. La portavoz del PSE, Ana Belén Quijada, lo calificó de «buena noticia» porque «libera al Ayuntamiento de una carga importante» y porque demuestra que «el único responsable era la empresa».

Aprobado un presupuesto de 107 millones de euros

Sin acuerdo de estabilidad, pero con el apoyo del PSE, el equipo de gobierno sacó adelante ayer el proyecto de presupuestos. El Consistorio fabril aprobó unas cuentas de casi 106 millones de euros a las que se les añade un crédito adicional de 1,39 millones. Se trata de la misma fórmula que se aplicó el año pasado para poder incluir una parte del remanente de tesorería del 2016. Frente al voto favorable de jeltzales y socialistas, EH Bildu, Irabazi y PP votaron en contra.

El Pleno extraordinario celebrado para aprobar el presupuesto se celebró a puerta cerrada después de que tuviera que ser interrumpido por una protesta ruidosa del colectivo Berri Otxoak. Los manifestantes alzaron pancartas y gritaron proclamas en contra de los «recortes sociales».

La sesión extraordinaria también sirvió para aprobar la Relación de Puestos de Trabajo del Ayuntamiento (RPT), que contó con los votos favorables del PNV y el PSE y el rechazo de EH Bildu, Irabazi y PP. El presupuesto, por su parte, incluyó las enmiendas presentadas por los socialistas, por valor de más de 800.000 euros. El equipo de gobierno recordó el proceso de participación ciudadana llevado a cabo para asignar una partida de 1,1 millones de euros.

Ayer también se aprobó la ordenanza reguladora de funerales civiles, que permitirá organizar actos de despedida en varias dependencias municipales. Todos los grupos apoyaron la iniciativa salvo el PP. Asimismo, se dio cuenta de la salida de la Corporación del concejal de EH Bildu, Jorge García, tras seis años al frente del grupo. Igualmente se recogió la renuncia de los concejales socialistas Olga Santamaría y Eduardo Castañeda a las presidencia de los Departamentos del Consumidor y de Salud Laboral, respectivamente.

Fotos

Vídeos