SEGUNDA B

«Dos errores del árbitro cambiaron por completo el partido»

Larrazabal y Suances durante un entrenamiento.
Larrazabal y Suances durante un entrenamiento. / L. A. g.

Gontzal Suances, segundo de Larrazabal, admite que el equipo no supo adaptarse al ritmo de «correcalles» de la Real tras los dos primeros goles

ENEKO PÉREZ BARAKALDO.

El Barakaldo conoció este sábado por primera vez en la campaña lo que se siente al ver las redes perforadas. Fue un duro adiós a la racha de imbatibilidad con una derrota contundente (3-1) en Zubieta frente a la Real Sociedad B. El partido, eso sí, estuvo marcado por una polémica actuación arbitral que dejó muy mal sabor de boca en el club de la Margen Izquierda. Gontzal Suances, segundo de Aitor Larrazabal, reconoció ayer que «el partido fue muy peculiar. Los dos primeros goles de la Real son ilegales, y eso, quieras que no, te altera totalmente el guion de la tarde».

Con el marcador cuesta arriba, el conjunto gualdinegro se vio obligado a buscar a su rival en su propio campo y a intentar dominar más el choque. «Fue muy complicado, a raíz de esas dos jugadas no supimos estar cómodos en el campo. Es verdad que nos faltó más precisión en las combinaciones y que eso, ante un equipo rápido y dinámico como eran ellos, lo puedes acabar pagando caro. Fue un correcalles del que salimos perdiendo», analizó Suances, quien se lamentó también «del cúmulo de circunstancias negativas que se nos juntaron en muy poco tiempo».

Uno de los momentos a los que hizo referencia fue la expulsión del entrenador fabril «por unas protestas muy leves. Por eso, y en el último minuto, no se puede echar a la calle a nadie. Al árbitro le superó la situación». Un colegiado del que en la entidad baracaldesa no se guarda muy buen recuerdo: «Ya le conocíamos de antes. Por la razón que sea, con él en el campo no solemos tener mucha suerte», incidió Suances.

No obstante, esta serie de contratiempos no va a alterar ni un ápice el trabajo semanal del equipo. «Esto no lo consideramos como un mazazo. Íbamos con la ilusión de ganar, obviamente, pero ni antes éramos tan buenos ni ahora tan malos. Lo que hay que hacer es levantarse y seguir con la línea positiva que estábamos mostrando desde la pretemporada», puntualizó el getxotarra.

Agradar en Lasesarre

Con la decepción ya casi olvidada, la escuadra fabril solo piensa en el encuentro del domingo en Lasesarre ante el Real Unión, donde se buscará un triunfo necesario para volver a los puestos nobles de la tabla. «Conocemos muy bien al rival. Es un grupo de gente muy veterana con un gran saber estar, va a ser difícil seguro», destacó el preparador. El vestuario ya está centrado en «agradar a la gente que vaya al campo. Queremos que la afición vea a un equipo que compite en todos los escenarios. Ganar nos acercaría mucho de nuevo a la zona alta y ese es nuestro objetivo, estar siempre cerca de la pomada», zanjó Suances.

Fotos

Vídeos