LA CLAVE

La Diputación anuncia que el brote de sarna en la residencia de Barakaldo «está controlado»

Se desencadenó a principios de mayo en un centro para mayores y se confirmaron cuatro casos de contagio y otros 13 en los que los individuos presentaba síntomas

HELENA RODRÍGUEZ BARAKALDO.

El brote de sarna que se desató a principios de mayo en una residencia de la tercera edad de Barakaldo «ha remitido» y está «controlado», según anunció ayer la diputada vizcaína de Acción Social, Isabel Sánchez Robles. La representante foral hizo el anuncio durante el pleno de control de la Juntas Generales en respuesta a una pregunta de Podemos. No obstante, advirtió de que, «dado que los centros son abiertos, no estamos libres del contagio».

«La clave en este tipo de casos es una pronta detección y un adecuado abordaje para evitar su extensión», remarcó. En su intervención, Sánchez Robles explicó que la afección, contagiosa y producida por un parásito, «no es grave en ningún caso», aunque «produce picores que pueden ser muy molestos».

El pasado 3 de mayo, un médico dermatólogo diagnosticó dos casos de los que se informó al área de Epidemiología de Osakidetza. Seis días después -confirmó la diputada- «se suministró tratamiento». Ante la alarma y las protestas desatadas entre pacientes, familiares y trabajadores, el pasado 10 de mayo, Sanitas, que gestiona la residencia, reconoció que existían cuatro casos confirmados. Además, otros 13 individuos presentaban señales de la afección, por lo que se les envió a casa con un tratamiento para evitar contagios.

«Ha funcionado la detención y el abordaje de la enfermedad coordinado con Salud Pública»

La responsable foral de Acción Social confirmó en su comparecencia que «el servicio de Inspección de la Diputación hace seguimiento del incidente». «En este caso, ha funcionado la detención y el abordaje de la enfermedad coordinado con Salud Pública», destacó.

Medidas universales

En cualquier caso, Sánchez Robles afirmó que este tipo de espacios sanitarios «no están a salvo de contagios», dado que sólo en Bizkaia hay más de 300 centros de servicios sociales. «En ellos viven más de 13.000 personas, trabajan más de 7.000 y reciben numerosas visitas», detalló. En estas situaciones, «sólo podemos aplicar medidas universales de prevención de enfermedades», recalcó.

En los días posteriores a la detección de los primeros casos, varios afectados, empleados y allegados denunciaron encontrarse en «situación de indefensión» y «con miedo» a las consecuencias que pudiera tener la enfermedad en su entorno. Lamentaban que la única pauta que les habían dado era que lavasen «la ropa a 60 grados y nada más». Algunos, incluso, denunciaban que no era «una situación nueva» y que podía transformarse en «un problema de salud pública».

Precisamente ayer, el juntero de Podemos, José Ángel Elgezabal, recordó que, durante estas semanas, varias familias han expresado sus quejas por falta de limpieza en la residencia donde se produjo el contagio. Por ello, solicitó que la Diputación «impulse más medidas de control y de inspección para evitar este tipo de brotes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos