Dieciséis semanas de espera para reparar una rampa mecánica de Portugalete

La acera y el murete ya han sido reparados por el Consistorio. /H. R.
La acera y el murete ya han sido reparados por el Consistorio. / H. R.

Uno de los dispositivos de Casilda Iturrizar permanece averiado desde hace dos meses por el retraso en la llegada de repuestos

HELENA RODRÍGUEZ PORTUGALETE

Hace dos meses, una madrugada de lluvia y granizo, el conductor de un vehículo que circulaba por la calle Casilda Iturrizar de Portugalete perdió el control y se empotró contra una de las rampas mecánicas que discurren por la acera. Desde entonces, el dispositivo permanece parado y, por el momento, así va a continuar al menos dos meses más. El impacto fue de tal magnitud que rompió el murete de hormigón y afectó directamente a la rampa. Piezas de vital importancia se vieron afectadas y sus especiales características hacen que no puedan ser reemplazadas tan fácilmente.

«El problema es que hay que pedir los repuestos de las piezas rotas y que hay que fabricarlos de nuevo. Nos los tienen que mandar desde Alemania», desvela el delegado de Obras, Jon Pesquera. El edil portugalujo confirma que la empresa ya les había confirmado que «tardarán 16 semanas» en reponerla. Los responsables municipales lamentan «profundamente» las molestias e inconvenientes causados a los vecinos pero también reconocen que no pueden hacer nada. Lo que sí han hecho es arreglar los desperfectos de la acera y el muro.

En total, 35.000 euros que han salido de las arcas locales. «Se va a hacer cargo el seguro del conductor, pero mientras se tramita hemos asumido nosotros el gasto», explicó Pesquera. En todo caso, «trabajamos desde el minuto uno para que el problema se resuelva cuanto antes y esperamos que los plazos sean menores», explica.

Muy concurridas

Las averías en las rampas que ayudan a los peatones a salvar las pronunciadas pendientes de la localidad se han hecho un problema habitual para los usuarios. «Es que cuando no falla una, falla otra y si no son estas, son las de Martín Valdecilla», se quejaba ayer Miren, una portugaluja de 68 años que usa las rampas «todos los días». A su lado, Manu, vecino de la zona, meneaba la cabeza. «También es verdad que esto fue un accidente, que estas cosas se usan mucho y que, al estar a la intemperie, pues se averían. Eso no quita para que sea un incordio», decía comprensivo.

Precisamente en el pleno del jueves, el portavoz del PNV, Txema Ezkerra, planteaba al equipo de Gobierno una pregunta relativa a las rampas mecánicas. El jeltzale hacía referencia a las «continuas averías» y a la posibilidad de estudiar alguna solución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos