«Le ha dado un puñetazo bestial y dos patadas en el pecho cuando ya estaba en el suelo»

Imagen de la zona donde se ha producido la agresión. /
Imagen de la zona donde se ha producido la agresión.

La Policía arresta a un hombre en Portugalete por propinar una brutal paliza en la calle a su pareja, que tuvo que ser ingresada en el hospital de Cruces

ENEKO PÉREZ

La Policía detuvo ayer a un hombre en Portugalete por golpear presuntamente a su mujer, a la que derribó en el suelo para propinarle posteriormente dos patadas. Los hechos ocurrieron en plena calle, ante varios testigos, que describieron la agresión como «brutal» y alertaron a las fuerzas de seguridad. El ataque se suma a otro caso de violencia de género ocurrido pocas horas antes en Santurtzi y a dos agresiones más, perpetradas en Bizkaia en apenas veinte días.

Los hechos ocurrieron en la transitada calle Casilda Iturrizar de Portugalete sobre las nueve de la mañana. La pareja, que rondaba los 50 años, «venía de fiesta», según varios testigos, y comenzó una discusión. Al parecer, el hombre y la mujer fueron subiendo el tono de la bronca y, de repente, el primero pasó a las manos. «Ha sucedido todo muy deprisa. Le ha pegado un puñetazo bestial a la mujer y, cuando la ha tumbado en el suelo, le ha dado dos patadas en el pecho. Horroroso», describió un hostelero que presenció la agresión y fue uno de los primeros en coger el teléfono y avisar a la Policía.

Varios agentes de la Ertzaintza y de la guardia urbana se personaron rápidamente en el lugar y arrestaron al individuo. La mujer recibió «tres golpes muy fuertes» en su cuerpo, según fuentes municipales, y fue evacuada al hospital de Cruces. El centro médico confirmó más tarde que, por fortuna, «sus heridas no revisten gravedad».

Fuentes consultadas por este periódico también precisaron que la pareja tendría antecedentes por este tipo de violencia. Al parecer, ella se resistió en un primer momento a que los agentes detuvieran a su pareja, que acabó ante el juez ayer mismo.

El Ayuntamiento difundió un comunicado en el que manifestó «su enérgica condena ante estos episodios», al tiempo que ofreció su «apoyo y solidaridad a la mujer que ha sufrido esta agresión». El Consistorio felicitó a los vecinos por dar la voz de alerta de modo tan inmediato y emplazó a la ciudadanía en general «a luchar y a comprometerse para poder acabar, entre todos, con esta lacra».

«Máquinas de agredir»

Los grupos políticos de la localidad prevén sumarse a las manifestaciones de repulsa convocadas por distintos colectivos sociales en los próximos días. El alcalde, Mikel Torres, señaló ayer que espera que «caiga sobre el agresor todo el peso de la ley». Por su parte, Blanca Estrella Ruiz, presidenta de la asociación Clara Campoamor, confesó que este último episodio de violencia de género le provocó «un enorme disgusto. Esto ocurre porque no hay sentencias ejemplarizantes, la Justicia está mirando hacia otro lado y con esa actitud deja en la calle a auténticas máquinas de agredir».

El pasado martes, otro hombre fue detenido en el barrio bilbaíno de Zurbaranbarri después de agredir a su expareja. Y el pasado día 9 en Zorroza, una joven fue apuñalada en el abdomen por su supuesto compañero sentimental, que se dio a la fuga y fue arrestado más tarde. El ataque causó una ola de indignacion vecinal en el barrio.

Los datos a nivel nacional tampoco invitan al optimismo. En el primer trimestre de 2017 se han registrado 38.018 casos de agresiones machistas en España, una cifra que supone un aumento del 19% respecto al mismo periodo del pasado ejercicio. Según las estadísticas publicadas en junio por el Observatorio contra la Violencia Doméstica, 28 mujeres han sido asesinadas en lo que va de año, siete más que en 2016.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos