Denuncian la paralización de las obras en un instituto de Barakaldo

Denuncian la paralización de las obras en un instituto de Barakaldo

El mal estado de los cimientos en un edificio del Instituto Trueba, al que iban a añadir otras dos plantas, detuvo los trabajos hace seis meses

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

La paralización desde hace medio año de las obras previstas en el Instituto Trueba de Barakaldo ha desatado la preocupación en el AMPA del centro. La asociación advirtió ayer que tras detectarse fallos estructurales graves en la cimentación del edificio que alberga el gimnasio y la vivienda del conserje -y sobre el que se planeaban levantar dos nuevas plantas adicionales para acoger a los alumnos de Bachillerato, actualmente desplazados al antiguo centro de Minas- se va a acometer su derribo para construir un nuevo inmueble.

En el departamento de Educación del Gobierno vasco advirtieron que todavía no hay ninguna decisión tomada respecto al futuro de este anexo, ubicado en la parte trasera del edificio principal, y que todavía no se han recibido todos los informes solicitados. «Cuando se empezó a hacer la obra se constató que los cimientos no estaban bien», reconocieron, si bien señalaron que es precipitado decir qué va a pasar con el edificio hasta que no se hayan estudiado todos los análisis técnicos que se han encargado.

2,12
millones de euros fue el presupuesto de adjudicación de las obras en octubre del año pasado.

«Hasta el momento no hemos visto que se haya avanzado nada. Nos tememos que vayan a pasar los meses de verano con ese proyecto en 'stand by'», se dolió ayer el presidente del AMPA, Pedro García, quien recordó que el instituto baracaldés lleva años esperando por esta actuación. La falta de espacio en las instalaciones había obligado anteriormente a realojar alumnos en el centro de Formación Profesional de Nicolás Larburu, que está pegado.

En la actualidad unos 130 estudiantes han sido realojados en la antigua Escuela de Ingenieros

Desde el año pasado, se optó por realojar a 130 alumnos en la antigua Escuela de Ingenieros de Minas. «El problema es que el Ayuntamiento también se comprometió a trasladar allí a los alumnos de la ikastola Alkartu cuando se realicen las obras en su centro», advirtieron en el AMPA. No es el único inconveniente. La ubicación de estas instalaciones, a más de un kilómetro del edificio principal, obliga a reorganizar los horarios del profesorado, que deben dividirse entre dos ubicaciones. «Es un lío para profesores y estudiantes», se dolió el presidente.

Las obras de reforma y ampliación del Instituto Antonio Trueba, que según detallaron en el AMPA también incluían otras actuaciones como la creación de unas nuevas escaleras para emergencias, se le adjudicaron a la empresa Ferrovial Agroman en octubre del año pasado por un importe de 2,12 millones de euros. El pliego de condiciones recogía, además, la obligación de adaptar el plan de obras al calendario escolar y a las necesidades de funcionamiento del centro.

Casetas de obra

El AMPA del instituto baracaldés, con unos 600 alumnos, reivindicó ayer que la ampliación de las instalaciones se acordó hace una década. Además, lamentó que desde principios de año permanecen instaladas las casetas de obra y unas vallas perimetrales de seguridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos