Denuncian el mal estado del horno alto de Sestao a los dos años de su rehabilitación

El horno alto de Sestao presenta algunas zonas «con corrosión». / PEDRO URRESTI
El horno alto de Sestao presenta algunas zonas «con corrosión». / PEDRO URRESTI

La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública pide que se recupere y se convierta en destino turístico

HELENA RODRÍGUEZ SESTAO.

La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública (AVPIOP) denunció ayer el mal estado de conservación del horno alto de Sestao que, dos años después de su rehabilitación, «presenta corrosión». La infraestructura, de 80 metros de altura, se asienta sobre terrenos de Arcelor Mittal y pertenece a Cofivacasa, una sociedad de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales). «La última fase de su recuperación se acometió hace dos años y entonces el Ministerio de Cultura invirtió dos millones de euros. Desde esa fecha no se ha hecho nada y ahora presenta síntomas de deterioro», lamenta Javier Puertas, portavoz de la agrupación.

El horno, que data de 1959, está catalogado como bien patrimonial, es decir, que no se puede derribar «y las instituciones tienen la obligación de protegerlo», advierte. La reclamación no llega ahora por casualidad. La reciente negociación de los presupuestos generales del Estado abre una oportunidad para que el Gobierno vasco atraiga más inversiones a Euskadi. «Deberían presionar para obtener partidas que permitan desarrollar también este tipo de proyectos, que también hacen país», reclama.

Este elemento icónico del pasado industrial de Bizkaia es una de las dos estructuras de este tipo que se conservan en toda España. El otro, en la localidad valenciana de Sagunto, ha sido recuperado y convertido en museo. Este es precisamente uno de los usos que barajan darle al alto horno de Sestao los responsables de la Asociación de Patrimonio Vasco.

«Debería ser visitable. Es un activo turístico de primer orden que beneficiaría enormemente a la localidad», asegura Puertas. De hecho, «existen experiencias en toda Europa de instalaciones de este tipo reconvertidas en espacios turísticos y culturales». «En Euskadi vamos muy por detrás en el aprovechamiento de nuestro patrimonio industrial. Hay cosas que se recuperan, pero luego no se les da uso y se dejan olvidadas», critica. Por eso, en este caso reclama que «las altas instituciones» actúen.

«Es verdad que hay muchas administraciones implicadas en este tema, pero el Gobierno vasco y la Diputación deben dar un paso al frente», reclama Puertas. Se refiere al hecho de que todo lo concerniente a la antigua dotación fabril afecta al ministerio de Industria, a la SEPI, a Arcelor, al Ayuntamiento de Sestao y a los ejecutivos autónomo y foral.

A su juicio el futuro de este vestigio pasa porque pase a manos de un solo titular. «Sabemos que Cofivacasa está dispuesta a cederlo por un precio simbólico, incluso un euro, a cualquiera que se responsabilice de su conservación», desvelan desde AVPIOP. Por supuesto, ese mantenimiento no es barato y por eso entienden que «el Ayuntamiento de Sestao no es la administración más adecuada para impulsarlo ya que sus recursos son limitados».

Escuela de aprendices

El Consistorio fabril anunció el pasado lunes su intención de poner en valor la Escuela de Aprendices y la Casa de Socorro. Se trata de dos equipamientos muy próximos al alto horno, en cuya recuperación los responsables locales quieren implicar a vecinos, asociaciones y otras instituciones. Desde la AVPIOP recogen el guante. «Nuestro plan para hacer que sea visitable es usar la Escuela como centro de interpretación, recepción y entrada de visitantes. Luego, el acceso al horno -para salvar las vías de Renfe- se haría por un antiguo paso subterráneo, que ya usaban los trabajadores, y que se podría restaurar», describe Puertas.

«Recursos desaprovechados»

En noviembre, dentro del calendario de actos programados por la Diputación por el Año Europeo del Patrimonio Cultural, se ha programado una visita guiada al alto horno. «Hemos conseguido todos los permisos para poder entrar por primera vez con público», anuncia Puertas. A su entender, «no puede quedarse en una experiencia aislada». «Hay que dar un impulso al patrimonio industrial. En otras partes de España ya se visitan minas y otras antiguas infraestructuras. Aquí, por ejemplo, la Asociación Amigos del Museo Minero solicita desde hace años que se organicen visitas a las galerías de la mina Korta. Estamos desaprovechando nuestros abundantes recursos», lamenta.

Temas

Sestao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos