Cruces inaugura una sala de descanso para padres con hijos en la UCI

La directora de Ikea Barakaldo, Jessica Lamas, charla con el director de Cruces, Santiago Rabanal, en la sala de descanso./S. Llamas
La directora de Ikea Barakaldo, Jessica Lamas, charla con el director de Cruces, Santiago Rabanal, en la sala de descanso. / S. Llamas

Por este espacio de 25 metros cuadrados, acondicionado en colaboración con IKEA, pasarán cerca de 600 familias cada año

SERGIO LLAMAS

Uno de los lugares más duros para los padres que acuden con sus hijos al Hospital de Cruces es ahora mucho más agradable. El centro baracaldés ha inaugurado esta mañana una nueva sala de descanso, de 25 metros cuadrados, para las familias de los pacientes ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica. El lugar incluye sofás, sillones, una pequeña cocina en la que calentarse la comida, revistero y un televisor, entre otras comodidades. Se trata del séptimo espacio que el hospital humaniza y decora gracias a la colaboración de Ikea.

«Esto era algo que teníamos pendiente en esta unidad desde su reforma en el año 2008, porque no había una sala aislada para que los padres pudieran comer, descansar o incluso llorar si están agobiados», ha explicado esta mañana el responsable de la UCI pediátrica, Javier Pilar. Cuenta con 11 camas y al año pasan por ella cerca de 600 menores de entre 2 y 14 años, en ocasiones procedentes de otras comunidades autónomas como Navarra, Asturias, Galicia o La Rioja. «Somos un centro de referencia en transplante renal de todo el norte y en cardiopatías congénitas. A veces los padres no tienen un hotel y tienen que estar viviendo en el hospital», ha añadido.

Humanizar el hospital

La actuación forma parte de la política de humanización del Hospital de Cruces. El director del centro y gerente de la Organización Sanitaria Integrada para la Margen Izquierda y Las Encartaciones, Santiago Rabanal, ha apuntado que se trata de un espacio importante ya que por la unidad pasan muchos menores que están en situación compleja. «Eso supone estrés para las familias que tienen que estar acompañándoles. Tener un espacio como este, que aunque sea pequeño tiene de todo y que puedan considerar su casa, es una ventaja», ha remarcado.

S. Llamas

Rabanal ha agradecido la colaboración que Ikea mantiene el Hospital desde hace cinco años. Desde entonces han amueblado y transformado siete espacios de pediatría: las unidades de Oncología Infantil, Lactantes, Consultas Externas de Pediatría, Neonatal y el Gimnasio Infantil, así como la planta de hospitalización de pediatría. La actuación en esta UCI, con un coste de 14.000 euros, ha incluido la aplicación de lucido y pintura plástica en las paredes, la sutitución de vidrios, falso techo, instalación de fontanería de agua caliente y fría, además de colocación del suelo.

La directora de Ikea Barakaldo, Jessica Lamas, ha reivindicado que en todo momento la premisa ha sido crear un sitio en el que los padres pudieran sentirse «como en casa», y donde además de descansar, calentarse la comida también socializarán con otras familias. «Contarse sus experiencias también les ayuda muchísimo. Para nosotros es un lujo colaborar con el Hospital de Cruces, porque encaja perfectamente en nuestra visión y en nuestra estrategia de sostenibilidad», ha defendido. En esta ocasión han trabajado en el proyecto como voluntarios cinco empleados de la empresa, si bien en otras ocasiones han llegado a participar hasta 16.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos