Dos educadores se atrincheran y piden auxilio a la Ertzaintza tras sufrir amenazas

Menores, ajenos a la información, en uno de los centros vascos que atienden a menores con problemas de conducta./R. Gutiérrez
Menores, ajenos a la información, en uno de los centros vascos que atienden a menores con problemas de conducta. / R. Gutiérrez

El centro de Ortuella donde ocurrió el ataque atiende a adolescentes con problemas de conducta. La Policía investiga a dos de ellos por daños y robo

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERASBILBAO

Dos menores están siendo investigados por los delitos de daños y robo con fuerza en un centro de Ortuella que atiende a adolescentes con problemas de conducta, según confirmó ayer un portavoz del Departamento de Seguridad. El suceso se produjo sobre las doce y media de la noche del pasado domingo. Fueron los dos educadores que se encontraban en ese momento con los menores quienes llamaron a la Ertzaintza en demanda de ayuda.

Según ha podido saber este periódico, los profesionales se encontraban encerrados en una habitación y temían que se pudiera estar provocando un incendio en la residencia. También se movilizó una dotación de los Bomberos forales, aunque finalmente no tuvieron que intervenir. El incidente requirió de una importante presencia policial. Acudieron al aviso agentes de los Bizkor, las patrullas de acción rápida de la Policía autonómica, preparados para intervenciones de este tipo, además de agentes de la comisaría de Muskiz. Los policías identificaron en el interior del centro a seis menores.

El incidente se inició al parecer cuando los adultos intervinieron para que varios chicos dejaran de meterse con otro, lo que hizo que se pusieran agresivos. Algunos de los menores amenazaron a los educadores, que no han llegado a interponer denuncia. Los jóvenes causaron desperfectos en varias puertas de la residencia y se llevaron dinero que había en uno de los despachos, motivo por el que dos de ellos fueron imputados.

Diligencias a la Fiscalía

Una vez que la situación se consideró controlada, la Policía autonómica abandonó el lugar. La Ertzaintza ha abierto diligencias por el caso que han sido remitidas a la Fiscalía de Menores, según informó un portavoz del Departamento de Seguridad.

El pasado 26 de marzo se produjo otro episodio violento en un centro de menores vizcaíno. Un educador denunció ante la Ertzaintza a un menor tutelado por la Diputación vizcaína por agresión, insultos y amenazas. El ataque se produjo cuando el profesional trataba de que el joven, de 17 años, cumpliera las normas de horarios que rigen en el hogar. El muchacho, muy agresivo y con antecedentes por otros ataques a educadores, le empujó y agarró de la camiseta. También profirió contra él expresiones menospreciativas y amenazó con lanzarle una silla.

El profesional tuvo que recurrir a los vigilantes de seguridad del centro y a la Ertzaintza para intentar aplacar la violenta actitud del menor. El joven había estado implicado en otra agresión a un educador el 6 de diciembre en el centro de Amorebieta, días antes del fuego que obligó a su desalojo. Los menores que allí residían fueron redistribuidos en otros hogares. El educador no precisó de traslado a un hospital, ya que la agresión no le había provocado lesiones físicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos