Las primeras llaves de la ‘Casa del Arco’ de Sestao se entregarán antes de navidades

Las autoridades posaron en la entrada de la emblemática edificación. /Yvonne Fernández
Las autoridades posaron en la entrada de la emblemática edificación. / Yvonne Fernández

El consejero socialista de Vivienda visita el inmueble con el que se pone fin a la primera fase de la regeneración social y urbanística de Txabarri

ENEKO PÉREZ SESTAO

La ‘Casa del Arco’ de Sestao, en la calle Txabarri, lucía ayer tan radiante e imponente como cuando fue inaugurada a finales del siglo XIX. El edificio, que consta de cuatro portales –25, 27, 29 y 31–, acaba de ser rehabilitado de manera integral, una obra que comenzó en el verano de 2013 y que ha necesitado la inversión de 3,7 millones de euros. De bloque viejo y con un aspecto deprimente ha pasado a un inmueble coqueto y a la última.

Así se pudo ver durante la visita oficial que protagonizó el consejero de Vivienda del Gobierno vasco, Iñaki Arriola (PSE) junto al alcalde de la localidad, Josu Bergara, que no podía ocultar la satisfacción en su rostro. «Esto es un hito en la regeneración urbanística y social de la zona Txabarri-El Sol», proclamó orgulloso. La actuación, que ha sido ejecutada y diseñada por la sociedad pública Sestao Berri, ha contado con la inversión de la administración local, pero también del Gobierno vasco y de la UE a través del proyecto EU-GUGLE.

Una vez finalizadas las obras, ahora queda lo más importante: habitarlo. «Los nuevos inquilinos estarán viviendo aquí antes de estas navidades», avanzó el regidor jeltzale, que aclaró que en estos momentos se está completando el proceso de escrituras y demás papeleo. El inmueble alberga 47 viviendas en total, 14 de ellas están destinadas a los realojos de los antiguos residentes, que en su día aceptaron «pagar una derrama importante» para poder volver.

Los 33 pisos son de protección oficial, con la diferencia de que 13 estaban en régimen de venta y los otros 20, repartidos a partes iguales entre el Ejecutivo y el Consistorio, pensados para el alquiler social. El consejero Arriola quiso destacar la relevancia que alcanzan «los acuerdos que se logran entre instituciones, agentes públicos y privados y el apoyo de los programas europeos. Este tipo de medidas sirven para mostrar a la sociedad que revitalizar los barrios en declive no solo es factible, sino que es muy rentable desde el punto de vista social y ambiental. Es una estrategia inteligente».

Un edificio ‘verde’

La ‘Casa del Arco’, además de bonita, posee una alta nota en materia de ahorro energético. Es un bloque moderno, propio del siglo XXI, aunque tenga un corazón que va camino de los 128 años. El lavado de cara no solo ha afectado a la fachada, sino a todo su conjunto, y se ha efectuado con criterios de innovación y sostenibilidad. Una de las novedades más llamativas es la reutilización de las aguas grises de las duchas y los lavabos para cargar las cisternas de los inodoros.

Como sistema de energía se ha optado por la biomasa y, además, se han incluido mejoras significativas tanto en la ventilación como en el aislamiento térmico. Con esto se pone fin a la primera fase del plan de regeneración urbanística y social del ARI Txabarri-El Sol, que está ya metida en su segunda etapa con la reforma de los números 33 y 35.

Fotos

Vídeos