El bloque que arrasado por el fuego en marzo en Sestao no será derruido

Un bombero trata de apagar los rescoldos del fuego iniciado el 12 de marzo.
Un bombero trata de apagar los rescoldos del fuego iniciado el 12 de marzo. / L. C.

El Ayuntamiento da luz verde a las obras de rehabilitación tras constatar que la estructura está estable y se plantea que puedan estar acabadas en un año

ENEKO PÉREZ SESTAO.

Los vecinos del bloque incendiado en Sestao el pasado 12 de marzo tienen motivos para mirar al futuro con un poco más de optimismo. Tal y como comunicó ayer el Ayuntamiento, el informe técnico realizado por los arquitectos designados por la comunidad al inmueble de Gran Vía 80 arrojó resultados positivos en cuanto a la fiabilidad de la estructura. El pasado 28 de junio estos profesionales solicitó al Consistorio mediante un informe que el edificio «no fuese derribado puesto que se encuentra estable y consolidado».

Según se recoge en el escrito, la construcción «es susceptible de ser reparada», algo que aleja el miedo que tenían muchas familias de que su casa fuera derruida y se quedaran sin nada tras la tragedia. El equipo de gobierno, legitimado por el apoyo masivo del resto de partidos, ha dado una respuesta afirmativa a la petición de continuar con las futuras obras. Una decisión que llega cuatro meses después del pavoroso incendio y con casi dos de retraso de la fecha que se anunció en un principio como tope para tomar la decisión, algo que se explica también en el tiempo que le ha llevado a los arquitectos de la comunidad completar su informe.

Las obras de rehabilitación serían una segunda fase de los trabajos que se han hecho hasta ahora, y que han consistido en el desescombro, la limpieza y el apuntalamiento. Lo que se pretende hacer es reparar los elementos comunes como la cubierta, la estructura de las últimas plantas, las ventanas y la chimenea. «Estas actuaciones darán comienzo en breve. Nada más finalicen los otros trabajos, apuntaron fuentes municipales.

Si todo va bien, el inmueble podría tener las condiciones de habitabilidad en un año»

De este modo, y con la cobertura económica del seguro de la comunidad vecinal, el Ayuntamiento autorizó el día 12 de forma oficial la ejecución de estas obras. El objetivo es, además, que se aproveche al máximo el buen tiempo característico del verano para realizar todas las operaciones. Con ello, se evitarían daños mayores al edificio, indican desde el Consistorio.

Trabajo en equipo

El alcalde, Josu Bergara, se mostró ayer contento de la decisión tomada y de cómo marcha el asunto. «La dinámica, por ahora, es buena. Es para estar satisfechos», incidió. Al hilo de los trabajos que se avecinan, el regidor también resaltó la labor hecha hasta ahora. «Hemos funcionado en equipo y me gustaría felicitar sobre todo a los vecinos, que han hecho un trabajo digno de elogio. Hay buena voluntad entre todas las partes», destacó. Asimismo, también se atrevió a hablar de fechas y avanzó que el inmueble podría tener ya las condiciones requeridas para su habitabilidad «hacia finales del próximo verano, si todo va bien». Algo que, a buen seguro, alegró ayer a todos los residentes del bloque.

Fotos

Vídeos