Bide Onera renuncia a derribar la fachada al transformar en pisos su edificio histórico

El inmueble original del año 1927, ampliado con otro en 1991, es obra de Ismael Gorostiza. / PEDRO URRESTI
El inmueble original del año 1927, ampliado con otro en 1991, es obra de Ismael Gorostiza. / PEDRO URRESTI

La nueva propuesta de Plan Especial presentada al Gobierno vasco recoge su conservación, como exigió el Ayuntamiento de Barakaldo en octubre

J. GARCÍA / S. LLAMAS BARAKALDO.

La opción de derribar completamente el antiguo edificio de Bide Onera para dar paso a la futura promoción de viviendas de lujo en el centro de Barakaldo ya no es una opción para la cooperativa. Sus promotores han presentado una nueva propuesta de Plan Especial de Ordenación Urbana al Gobierno vasco en el que se recoge la demolición del edificio comercial moderno, pero se conserva la fachada del inmueble diseñado por Ismael Gorostiza hace nueve décadas. En octubre, el Ayuntamiento fabril ya advirtió que mantener este elemento sería una condición imprescindible para que el proyecto contara con su aprobación.

En su primer borrador, los propietarios del edificio planeaban llevar a cabo el derribo para posteriormente levantar una réplica exacta de la fachada, aunque adecuada a las exigencias del actual Código Técnico de la Edificación. El documento apuntaba a que algunos aspectos como los miradores y los balcones no cumplirían las solicitaciones actuales y dudaba sobre la cimentación.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barakaldo consultó al departamento de Patrimonio Cultural del Gobierno vasco la posibilidad de reformar este elemento para mantenerlo en pie. Tras una visita por parte de los técnicos el 16 de octubre, estos aconsejaron su conservación.

Así, el nuevo plan especial que plantea la Coooperativa habla de «la conservación de la fachada del actual edificio que da frente a la plaza Bide Onera en orden a su consolidación y rehabilitación, y la reedificación del solar resultante». El documento recoge que la actuación se realizará «garantizando que todos sus componentes cumplan con las normativas vigentes y solucionando el estado actual de deterioro que presenta», así como «realizando las acciones necesarias para garantizar su estabilidad».

Esta es la principal diferencia de la nueva propuesta del Plan Especial, que debe aprobar Medio Ambiente y que luego pasará por la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Barakaldo, donde también tendrá que recibir el visto bueno del pleno.

Aunque los promotores hablan de un valor «puramente nostálgico», también razonan que se trata de un edificio con características suficientes como para justificar una cierta protección. El inmueble no está recogido en el catálogo del Gobierno vasco, pero el Plan General de Ordenación Urbana sólo autoriza intervenciones de restauración, conservación y consolidación.

Restricciones del metro

El Plan Especial presentado al Gobierno vasco fija un máximo de tres plantas de sótano para garaje y anejos, y recoge las afecciones del metro, que discurre por esa zona. Así, incluye la necesidad de retranquear cinco metros la parte de subsuelo del nuevo edificio, desde el límite exterior de las instalaciones soterradas del suburbano. En esa franja se permitirán elementos de cimentación, con la condición de que estos no supongan generar un aprovechamiento urbanístico. Tampoco las plantas en superficie se verán afectadas por esta limitación.

Tras la entrada en concurso de acreedores, en junio del año pasado, el ERE que redujo su plantilla en 26 personas en agosto y el posterior cierre de las plantas de moda, los responsables de Bide Onera advirtieron que la promoción residencial es el punto principal de su plan de viabilidad. La histórica cooperativa mantendrá unos 840 metros cuadrados para el supermercado en el futuro edificio, con una entrada peatonal desde la Avenida de la Libertad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos