Una batería de actos para celebrar el centenario del kiosco de Santurtzi

La pérgola es de planta circular y consta de una cúpula que se sostiene sobre nueve columnas . / E. C.
La pérgola es de planta circular y consta de una cúpula que se sostiene sobre nueve columnas . / E. C.

Una audición, una conferencia y una visita guiada homenajearán a la estructura, con un gran valor arquitectónico y, también, sentimental

SILVIA OSORIO SANTURTZI.

Junto a las sardinas o la 'Sotera', el kiosco de música del Parque Central es uno de los símbolos más preciados de Santurtzi. Punto de encuentro para los lugareños y durante décadas escenario de la Banda Municipal, la estructura cumple este mes de diciembre su primer siglo de vida y, para conmemorar esta fecha, el Ayuntamiento marinero ha preparado varios actos de celebración que pondrán en valor su historia y arquitectura.

Coincidiendo con Santa Cecilia -patrona de los músicos- este próximo 21 de noviembre, la Sala Kresala (18.00 horas) acogerá una audición protagonizada por los alumnos de la Escuela de Música de Santurtzi. Al día siguiente, dejará de sonar la música para dar paso a una conferencia bajo el título 'Una arquitectura para la música', que correrá a cargo del historiador y arquitecto Iñaki Uriarte. La cita, en la Casa Torre a las 19.00 horas. Después, la programación continuará con una visita guiada a la pérgola en la que los asistentes podrán conocer su historia, sus entresijos y sus anécdotas, que durante cien años han sido muchas. «Todos los santurtziarras hemos pasado horas y horas jugando alrededor del mismo y guardamos unos recuerdos inolvidables», afirmó el concejal de Cultura y Euskera, Danel Bringas.

Plano de 1917
Plano de 1917

Antes de la construcción del kiosco, el mar cubría prácticamente todo el Parque Central, llegando hasta la actual escultura del niño y el perro. En 1913, el Ayuntamiento solicitó al Ministerio de Fomento la cesión de un relleno para dedicarlo a un espacio de jardines, alegando la pérdida de terrenos sufrida por el municipio para la construcción del Puerto de Bilbao. Concedida la petición y coincidiendo con los años en los que surgieron las bandas municipales de música, la Corporación de aquel entonces creyó idónea la zona para ubicar un kiosco. En aquellos años, el municipio tenía uno desmontable en la Plaza Juan José Mendizábal.

Reforma en 2009

Así, en 1916 Ramiro Leza, delineante del Ayuntamiento de Getxo, diseña un elegante kiosco de planta circular y cubierta con forma de cúpula sostenida por nueve columnas de piedra. Ese mismo año, las obras, que se quedaron desiertas en una primera subasta, se adjudicaron al portugalujo Víctor Aroma por valor de 7.900 pesetas.

Pese a que este año se han realizado varios retoques, en 2009 la estructura sufrió la reforma más importante hasta la fecha. Aquel año se cambió la balaustrada de piedra por una de acero y cristal, ya que esta resultaba más respetuosa con el diseño original.

Fotos

Vídeos